This content is not available in your region

La visión "transitoria" de la Fed sobre la inflación se complica con la mayor subida en 30 años

Autoridades de la Fed debatirán un término más rápido de la compra de bonos
Autoridades de la Fed debatirán un término más rápido de la compra de bonos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 11 nov – La inflación se extendió por la economía estadounidense en octubre, desafiando de nuevo las perspectivas de la Reserva Federal de que sólo se produzcan subidas de precios “transitorias”, contrarrestando las recientes subidas salariales —lo que supone un revés para los consumidores— e impulsando a los inversores a aumentar las apuestas de que el banco central subirá los tipos de interés antes de lo previsto.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro a dos años, un indicador de las perspectivas de los tipos de interés a un día fijados por la Reserva Federal, subieron el miércoles 6 puntos básicos, el mayor incremento en tres semanas, y una de las mayores alzas diarias del último año y medio, hasta el 0,485%, tras la publicación de un informe que mostró que los precios al consumo subieron un 6,2% en octubre respecto al año anterior.

La subida interanual de precios, la mayor en 30 años, afectó a productos básicos como los alimentos, la energía y el alquiler, así como a artículos como los automóviles, en los que la Reserva Federal ha previsto que el ritmo de aumento de los precios disminuya junto con los “cuellos de botella” provocados por la pandemia en las cadenas de suministro mundiales.

Pero esos “cuellos de botella” siguen alimentados por la fuerte demanda de los consumidores estadounidenses, y los indicadores de inflación que tienen como objetivo disminuir la distorsión de las subidas puntuales de bienes y servicios también están aumentando.

Tanto el índice “medio recortado” de precios al consumo de la Fed de Cleveland como el que sigue el nivel medio de los aumentos de precios aumentaron, lo que supone una señal de que las presiones sobre los precios están aumentando en un conjunto más amplio de bienes y servicios.

Sin embargo, un responsable de la política monetaria de la Fed dijo el miércoles que el banco central debería seguir siendo paciente.

“Tenemos que esperar a ver cómo se filtra esto en la economía” antes de cambiar la política monetaria en respuesta a ello, dijo la presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, en Bloomberg TV.

Los mercados no mostraron tanta paciencia. Los precios de los contratos de futuros vinculados al tipo de interés de los fondos federales mostraron que los inversores aumentaron las probabilidades de que la Reserva Federal suba los tipos de interés dos veces en septiembre, con una subida acumulada de 0,50 puntos porcentuales. Las expectativas de una tercera subida de tipos de un cuarto de punto en diciembre aumentaron hasta casi el 50%, frente a menos del 30% el martes.

“Los riesgos derivados de la inflación son cada vez más importantes para los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal, ya que un exceso de acomodación durante demasiado tiempo, o el hecho de que la economía se recaliente, podría tener consecuencias no deseadas en el mercado que erosionaran aún más la confianza y acabaran por perjudicar la recuperación”, dijo Rick Rieder, director de inversiones de renta fija mundial del gigante de la inversión Blackrock.

Con la previsión de que continúen las presiones sobre la demanda, la oferta y los salarios, “las lecturas de la inflación a corto plazo pueden intimidar a los ‘luchadores contra la inflación’… lo que podría presionar a los dirigentes de los bancos centrales para que al menos debatan una reacción más rápida”.

LA RECUPERACIÓN NO ES “LINEAL

Tanto para la Fed como para el Gobierno de Biden, la convicción de la que la inflación era transitoria se ha atenuado.

“Sabemos que la recuperación de la pandemia no será lineal”, dijo en Twitter el Consejo de Asesores Económicos de Biden, en un guiño a que los precios suben aún más rápido de lo previsto. El CEA “seguirá vigilando los datos a medida que vayan llegando”, dijo la oficina.

Las subidas de precios también han tenido el desconcertante efecto de superar los aumentos salariales que la Reserva Federal y la Casa Blanca esperaban que llegaran a los trabajadores peor pagados de los sectores de la hostelería y la restauración, entre otros, que fueron los más afectados durante las restricciones por la pandemia del año pasado y el cauteloso regreso de los servicios en persona desde entonces.

En términos intermensuales, la inflación compensó casi por completo los fuertes aumentos salariales registrados en el sector del ocio y la hostelería en octubre, señaló Nick Bunker, director de análisis para Norteamérica del portal de empleo Indeed.

En general, los salarios reales por hora descendieron un 1,2% en octubre en comparación con el año anterior, ya que el aumento salarial de casi el 5% de los últimos 12 meses se vio compensado con creces por la subida de los precios del 6,2%.

Esto sigue revirtiendo lo que había sido un aumento constante del poder adquisitivo de los trabajadores desde alrededor de 2013, con los beneficios de la baja inflación impulsando los salarios “reales” después de varios años de estancamiento tras la crisis financiera y la recesión de 2007-2009.

La Fed ha dicho que es reacia a subir los tipos de interés hasta que un mayor número de personas haya vuelto al trabajo después de quedar marginadas durante la pandemia, incluso si la inflación se sitúa por encima de su objetivo formal del 2% “durante algún tiempo.”

La estrategia de dar prioridad al empleo supone un cambio con respecto al enfoque anterior, que intentaba utilizar el aumento del desempleo como forma de mantener los precios bajo control, imponiendo de hecho el coste de la lucha contra la inflación a quienes se quedaban sin trabajo durante las desaceleraciones económicas.

La Reserva Federal sigue esperando que la inflación se reduzca, con el tiempo, sin necesidad de subir los tipos de interés para enfriar la economía y arriesgarse a frenar o invertir el crecimiento del empleo en el proceso.

Pero cuanto más se prolonguen los datos de inflación por encima de las expectativas, más difícil será.

“Con una inflación anual que ya supera el 6%, ¿es esto suficiente para forzar la mano de la Fed? Este largo periodo transitorio tiene que ejercer presión sobre la Fed”, dijo Seema Shah, estratega jefe de Principal Global Investors