This content is not available in your region

El mensaje de la COP26 a las empresas: limpiar para sacar ganancias

El mensaje de la COP26 a las empresas: limpiar para sacar ganancias
El mensaje de la COP26 a las empresas: limpiar para sacar ganancias   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Simon Jessop, Jake Spring y Ross Kerber

GLASGOW, 13 nov – El dificultoso Pacto Climático de Glasgow envió un claro mensaje a las empresas y ejecutivos de todo el mundo: reevaluar las estrategias empresariales y las huellas de carbono para obtener recompensas monetarias, o quedarse atrás y arriesgarse a sufrir las pérdidas.

El acuerdo anunciado a última hora del sábado, que pone fin a dos semanas de tensas negociaciones entre casi 200 naciones, empuja a los países a hacer mucho más para frenar las emisiones de carbono que aumentan las temperaturas. Esa presión se impondrá cada vez más a las inversiones y a la industria para que pongan freno a las emisiones asociadas a sus negocios.

El pacto de Glasgow también supuso un avance en las normas para regir los mercados de carbono, y apuntó a las subvenciones a los combustibles fósiles.

Más allá de las negociaciones políticas, la reunión de Glasgow reunió a muchos de los principales presidentes ejecutivos, alcaldes y líderes de industrias como la financiera, la de la construcción, la de los vehículos y la de la aviación, la de la agricultura, la de las energías renovables y la de las infraestructuras.

“La COP26 ha loberado una muralla de dinero nuevo del sector privado”, dijo Gregory Barker, presidente ejecutivo de la empresa de energía y aluminio EN+ Group, por correo electrónico. “Para las empresas de todo el mundo, una cosa es segura: los grandes cambios se avecinan y vienen rápido”.

En dos conferencias de inversión distintas, paralelas a la cumbre del clima de la ONU, se anunciaron los beneficios que obtendrían quienes cumplieran las condiciones medioambientales para obtener el dinero. Se anunciaron muchos detalles, entre ellos, planes para crear un organismo de normalización que examine la información climática de las empresas y que suponga un reto para los directorios.

OBJETIVO DE 1,5 GRADOS

Con el pacto que reafirma el compromiso mundial de contener el calentamiento global en 1,5 grados Celsius (2,7 Fahrenheit), junto con una “acción acelerada en esta década crítica”, los directorios pueden esperar políticas nacionales de contaminación más estrictas en todos los sectores, especialmente en el transporte, la energía y la agricultura.

Esto dejará en evidencia a las empresas que no cuenten con un plan de adaptación a una economía con bajas emisiones de carbono, afirmó el defensor de la acción climática de la ONU, Nigel Topping.

“Si no tienes un objetivo de cero emisiones ahora, parece que no te preocupas por la próxima generación y que no estás prestando atención a las regulaciones que vienen”, dijo Topping. “Tu calificación crediticia está en riesgo, y tu capacidad para atraer y mantener el talento está en riesgo”.

Para aumentar la presión, las empresas de servicios financieros con unos 130 billones de dólares en activos se han comprometido a alinear su negocio con el objetivo de cero emisiones.

MERCADOS DE CARBONO

El acuerdo de la cumbre que resuelve las normas para el comercio mundial de créditos de carbono fue aplaudido por las empresas por su potencial para desbloquear billones de dólares en financiación para ayudar a los países y las empresas a gestionar la transición energética.

Los observadores afirmaron que las normas acordadas abordan las principales preocupaciones y probablemente evitarán la mayoría de los abusos del sistema.

La coalición sin ánimo de lucro We Mean Business, que trabaja con empresas sobre el clima, dijo que las normas “tienen el potencial de liberar enormes inversiones”.

Al establecer el marco para un sistema de comercio mundial, el pacto también acerca al mundo a tener un precio mundial del carbono, exigido como prioridad por los inversores y las empresas antes de las conversaciones.

Un precio mundial permitiría a las empresas evaluar con mayor precisión el valor de los activos, así como las costosas externalidades, lo que impulsaría la toma de decisiones más acordes con el clima, desde dónde construir fábricas hasta qué empresas comprar o qué productos lanzar.

Con las compensaciones de carbono vinculadas a los esfuerzos por preservar la naturaleza, más de 100 líderes globales durante la conferencia se comprometieron a detener y revertir la deforestación para 2030. Las empresas y los inversores también afirmaron que aumentarían los esfuerzos de protección de los bosques.

COMBUSTIBLES FÓSILES

Por primera vez, los países reconocieron que los combustibles fósiles son la principal causa del cambio climático, y pidieron que se ponga fin a las “subvenciones ineficientes” a este tipo de combustibles. No se estableció cómo determinar si los subsidios podían estar justificados.

También se mencionó el carbón, el más contaminante de los combustibles fósiles, aunque a última hora se cambió la exigencia de “eliminación gradual” de la energía procedente del carbón por la de “reducción gradual”.

El cambio de redacción, tras las objeciones de India, China y otros países dependientes del carbón, fue visto por las economías en desarrollo como un reconocimiento de que los países industrializados son los principales responsables del problema climático.

Sin embargo, muchos de los países ricos temen que pueda significar años más de emisiones desenfrenadas a medida que los países en desarrollo crecen.

La mayor asociación industrial de Alemania calificó la medida de “peligrosa y perjudicial para el clima” y advirtió que podría perjudicar a sus industrias al verse obligadas a abandonar los combustibles fósiles baratos que sus competidores internacionales aún pueden utilizar.

“Esto concentra las emisiones en países con medidas climáticas menos estrictas y carga unilateralmente a las empresas que ya tienen que hacer frente a grandes cargas financieras”, dijo el domingo la Federación de la Industria Alemana.

Sin embargo, la mera mención del carbón y los combustibles fósiles en el pacto de Glasgow fue saludada como un avance en las conversaciones de la ONU sobre el clima, que durante décadas han eludido el tema.

Varias empresas de sectores como el del transporte ya están apostando a lo grande por una mayor electrificación, y los fabricantes de automóviles estadounidenses Ford y General Motors son algunos de los que han declarado que eliminarán el uso de vehículos con combustible fósil para 2040.

Las conversaciones de Glasgow han “llamado la atención sobre las grandes oportunidades que surgen de una forma diferente de desarrollo: más fuerte, más limpia, más eficiente, más resistente y más inclusiva”, dijo el economista experto en clima Nicholas Stern https://www.reuters.com/business/cop/economics-must-step-up-green-challenge-says-lses-stern-2021-11-05. Los avances “pretenden que la producción limpia y verde sea competitiva en todos estos ámbitos para 2030”.