This content is not available in your region

El Ibex-35 retrocede con la atención en los datos de EEUU y el petróleo

El Ibex-35 mantiene el tono alcista aunque se impone la cautela por la inflación y Ucrania
El Ibex-35 mantiene el tono alcista aunque se impone la cautela por la inflación y Ucrania   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

18 nov – El Ibex-35 abría el jueves con una caída leve que de mantenerse al cierre supondría su tercer descenso consecutivo, al mantenerse la preocupación por los problemas en la cadena de suministros y la inquietud por la creciente inflación, aunque la caída del petróleo amortiguaba el descenso.

En un contexto de temor a que estos factores descarrilen la recuperación postpandémica, gran parte de la atención estaba una vez centrada más en la evolución económica de Estados Unidos y la consiguiente respuesta de la Reserva Federal.

Durante la sesión se conocerán el dato semanal de desempleo en EEUU y el índice de la Fed de Filadelfia, que podría dar pistas sobre el impacto de los cuellos de botella, la escasez de mano de obra y los aumentos de los costes en la actividad.

El gran movimiento en los mercados financieros se encontraba, no obstante, en las materias primas, después de que el Gobierno estadounidense pidiera a algunos de los mayores países consumidores de petróleo del mundo —incluidos China, India y Japón— que consideren la posibilidad de liberar las reservas de crudo en un esfuerzo coordinado para reducir los precios mundiales de la energía, según reveló en exclusiva Reuters.

Esta noticia castigaba al petróleo, que se situaba en los niveles más bajos desde octubre, y contribuía a frenar la caída en la renta variable, ya que unos precios más bajos de los carburantes favorecen a la gran mayoría de empresas. Tras la apertura de las bolsas europeas, el precio del barril de crudo Brent perdía un 1,21%.

De fondo se mantenía, por otra parte, la preocupación por la nueva ola de casos de COVID-19 en parte de Europa, que está llevando a algunos países a reimponer restricciones a la movilidad y la vida social.

En este sentido, eran bienvenidas las novedades de AstraZeneca, que anunció que su fármaco contra el COVID-19 mostró una eficacia del 83% en la reducción del riesgo de casos sintomáticos de la enfermedad en un estudio de seguimiento de seis meses.

A las 08:01 GMT del jueves, el selectivo bursátil español Ibex-35 caía 19,90 puntos, un 0,22%, hasta 8.973,50 puntos, mientras que el índice de grandes valores europeos FTSE Eurofirst 300 retrocedía un 0,04%.

En el sector bancario, Santander perdía un 0,62%, BBVA se anotaba un 0,12%, Caixabank cedía un 0,36%, Sabadell caía un 0,03%, y Bankinter se dejaba un 0,67%.

Entre los grandes valores no financieros, Telefónica retrocedía un 0,08%, Inditex cedía un 0,13%, Iberdrola se revalorizaba un 0,05%, Cellnex ganaba un 0,42% y la petrolera Repsol perdía un 1,25%, penalizada por la caída del crudo.

Los títulos más castigados eran Naturgy, que retrocedía un 2,44% tras recibir la rebaja de los analistas de RBC, e Inmobiliaria Colonial, que retrocedía un 3,5% tras publicar sus resultados trimestrales tras el cierre de la sesión anterior.

En positivo despuntaba el grupo de hemoderivados Grifols, que avanzaba un 1,22%, encadenando una segunda jornada en positivo, tras recibir luz verde a una inversión de GIC en su filial estadounidense Biomat.

Grifols es el tercer peor valor del Ibex este año y en lo que va de mes se deja casi un 7%.