This content is not available in your region

El BCE debería mantener sus planes para poner fin a las compras de activos en marzo: Villeroy

El BCE debería mantener sus planes para poner fin a las compras de activos en marzo: Villeroy
El BCE debería mantener sus planes para poner fin a las compras de activos en marzo: Villeroy   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

PARÍS, 22 nov – El resurgimiento de los casos de COVID y el repunte de la inflación no justifican por el momento un cambio en los planes del BCE de reducir las compras de bonos de emergencia en marzo, dijo el lunes el responsable de política económica del BCE, Francois Villeroy de Galhau.

El Programa de Compras de Emergencia (PEPP) del Banco Central Europeo, dotado con 1,85 billones de euros, expira en marzo, y el BCE debe decidir en diciembre sobre su futuro y el de otro programa vigente desde 2015.

“No creo que los acontecimientos actuales cambien esta valoración. Desde la perspectiva actual, deberíamos poner fin a las compras netas del PEPP en marzo de 2022”, dijo Villeroy en una entrevista con el periódico alemán Boersen Zeitung.

Dado que los mercados financieros estaban anticipando en gran medida su final en marzo, hay pocas razones para temer “efectos de precipitación” cuando se produzca, dijo.

Mientras que el aumento de los casos de COVID en algunos países de la zona euro enturbia las perspectivas económicas, la aceleración de la inflación este año ha provocado advertencias de los miembros más duros del BCE de no mantener una política monetaria demasiado expansiva durante mucho tiempo.

Villeroy, que también dirige el banco central francés, instó a una respuesta “paciente y vigilante” del BCE porque la economía de la zona euro no corre el riesgo de volver a caer en recesión y porque la “joroba” de la inflación es temporal y está causada por los cuellos de botella para las empresas.

“Un endurecimiento prematuro sería un error (…) Pero también tenemos que estar atentos a ambos lados (…) Si las fuerzas inflacionistas fueran más persistentes, no dudaríamos en actuar”, añadió.

Los frágiles mercados de bonos de Italia, España, Portugal y Grecia podrían enfrentarse a una prueba de estabilidad a medida que se acerca el final del PEPP, ya que ofrece al BCE más margen de maniobra para comprar bonos de los Estados miembros que el Programa de Compra de Activos (APP) de 2015.