This content is not available in your region

El BCE pone al mal tiempo buena cara ante la propagación de nueva variante del virus

El BCE pone al mal tiempo buena cara ante la propagación de nueva variante del virus
El BCE pone al mal tiempo buena cara ante la propagación de nueva variante del virus   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

PARÍS, 29 nov – Las autoridades del Banco Central Europeo intentaron tranquilizar el lunes a los inversores nerviosos por una nueva variante del coronavirus, argumentando que la economía de la zona euro había aprendido a hacer frente a las sucesivas oleadas de la pandemia.

La variante ómicron amenaza el brío de la reactivación económica y podría poner en peligro los planes del BCE y otros bancos centrales mundiales de reducir el apoyo de emergencia después de casi dos años.

No obstante, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, su “número dos”, Luis de Guindos, y el gobernador francés, Francois Villeroy de Galhau, pusieron al mal tiempo buena cara ante este nuevo riesgo.

“Existe una preocupación obvia por la recuperación económica en 2022, pero creo que hemos aprendido mucho”, dijo Lagarde a la emisora italiana RAI el domingo por la noche. “Ahora conocemos a nuestro enemigo y qué medidas tomar. Todos estamos mejor equipados para responder al riesgo de una quinta ola o la variante ómicron”.

Su compatriota Villeroy de Galhau se hizo eco de sus palabras en una conferencia financiera por internet, afirmando que “obviamente, debemos monitorear de cerca los últimos desarrollos del COVID y la nueva cepa ómicron, pero los efectos económicos de las sucesivas oleadas han demostrado hasta ahora ser cada vez menos dañinos y, presumiblemente, esta no debería cambiar demasiado las perspectivas económicas”.

Los mercados recuperaron algo de compostura el lunes, mientras los inversores esperan más detalles sobre la variante, que ya ha provocado algunas restricciones a los viajes.

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, reconoció que existe “mucha incertidumbre”, pero argumentó que las tasas de vacunación mucho más altas deberían ayudar a Europa a lidiar mejor con estos riesgos.

Asimismo, añadió que es importante que la política monetaria mantenga abiertas todas las opciones.