This content is not available in your region

Powell y Yellen comparecerán en el Congreso de EEUU con la inquietud sobre inflación y variantes

Powell y Yellen comparecerán en el Congreso de EEUU con la inquietud sobre inflación y variantes
Powell y Yellen comparecerán en el Congreso de EEUU con la inquietud sobre inflación y variantes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

30 nov – Los legisladores estadounidenses interrogarán el martes a los responsables de la Reserva Federal y del Departamento del Tesoro sobre la persistente inflación y el posible impacto de la nueva variante ómicron de COVID-19 en lo que ambos dirigentes consideran una economía fuerte.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, tienen previsto declarar ante el Comité Bancario del Senado estadounidense a las 10 de la mañana hora del este del país (1500 GMT), para hablar de la recuperación económica tras la pandemia de COVID-19. También comparecerán ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de EEUU el miércoles.

Ambos presentaron los textos de sus respectivos discursos a última hora del lunes, con Powell proyectando un crecimiento del 5% este año, pero señalando que la nueva variante plantea riesgos a la baja para la actividad económica y el empleo y aumenta la incertidumbre en torno a la inflación.

Yellen advirtió a los legisladores de que si no se aborda el límite de la deuda, se “destripará” la recuperación.

Con la inflación en su punto más alto de los últimos 31 años y la medida preferida por la Fed de las presiones sobre los precios en más del doble de su objetivo del 2%, la promesa del banco central de EEUU de mantener su tipo de interés de referencia a un día cerca de cero hasta que el mercado laboral esté completamente saneado se ve amenazada.

El desempleo en Estados Unidos se sitúa actualmente en el 4,6% y las empresas tienen casi 5 millones de personas menos en sus nóminas colectivas que antes de la pandemia.

La Reserva Federal comenzó este mes a reducir su apoyo a la economía, y actualmente está en camino de reducir completamente sus compras mensuales de 120.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas para el próximo mes de junio. El programa se introdujo a principios de 2020 para ayudar a cuidar la economía durante la pandemia.

Con el rápido aumento de los costes de los artículos de uso cotidiano, como los alimentos, la gasolina y el alquiler, los dirigentes de la Reserva Federal han indicado que podrían acelerar el ritmo de la reducción de las compras de deuda para tener más margen de maniobra para adelantar el despegue de los tipos de interés el año que viene, si es necesario, según publicó la semana pasada  de acuerdo con las actas de la última reunión de política del banco central.

El tema está en el orden del día de la reunión de política monetaria de la Fed que celebrará los próximos 14 y 15 de diciembre.

Ese y otros comentarios recientes de los dirigentes han llevado a los analistas a apostar cada vez más por que la Fed podría subir los tipos ya a mediados de 2022.

Goldman Sachs, en una nota a los clientes, dijo que hay “un riesgo significativo” de que se acelere el calendario de reducción de las compras de activos del banco central.

En sus el texto de su discurso, Powell no mencionó en absoluto la retirada de estímulos, pero sus comentarios sobre la variante sugieren que está preocupado tanto por la desaceleración de la economía como por la posibilidad de una mayor presión inflacionaria, una situación difícil que tiraría de la política de la Fed en direcciones opuestas.

“La nueva variante COVID podría complicar cualquier plan para acelerar la reducción de estímulos en la reunión de diciembre, que es la dirección a la que se dirigía el impulso antes del descubrimiento de la variante”, dijo Sam Bullard, economista senior de Wells Fargo.