This content is not available in your region

Lagarde: Es probable que el BCE evite un compromiso a largo plazo en diciembre

ECB likely to avoid a long-term commitment in Dec: Lagarde
ECB likely to avoid a long-term commitment in Dec: Lagarde   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa

FRÁNCFORT, 3 dic – El Banco Central Europeo podría fijar su política monetaria durante un periodo relativamente corto en la reunión de este mes, dada la elevada incertidumbre, pero no debería retrasar una decisión, ya que los mercados necesitan una dirección, dijo el viernes a Reuters la presidenta del BCE, Christine Lagarde.

Los dirigentes monetarios de talante conservador han pedido al BCE que evite los compromisos a largo plazo en la reunión del 16 de diciembre, dadas las recientes y elevadas cifras de inflación y el resurgimiento de la pandemia del coronavirus, incluida la aparición de la variante ómicron.

Algunos incluso han debatido la posibilidad de retrasar la decisión hasta principios de 2022, con la esperanza de que un retraso aporte más claridad sobre el crecimiento y la inflación, una opción que Lagarde descartó firmemente el viernes.

“Hay formas de dar claridad sin adoptar compromisos a largo plazo y yo preferiría equivocarme no adoptando (un) compromiso a muy largo plazo porque hay demasiada incertidumbre”, dijo Lagarde en una entrevista en la conferencia Reuters Next.

“Pero igualmente, tenemos que indicar muy claramente que estamos preparados (para actuar), en ambas direcciones”. Una vez que se cumplan las condiciones para una subida de tipos, dijo, el BCE “no dudaría en actuar”.

Lagarde restó importancia a la preocupación por la variante ómicron, argumentando que Europa se ha adaptado bien a la vida bajo la pandemia.

“Debemos estar en alerta, pero creo que también debemos tomar cierta confianza del hecho de que hemos aprendido a vivir con variantes anteriores”, dijo. “Otra oleada, como la que estamos viviendo en la zona del euro… era algo que hemos incluido en nuestro escenario adverso (de nuestras proyecciones)”.

La reunión de diciembre será la más crucial de este año. El banco central de la zona del euro ya ha dicho que en marzo finalizará su plan de estímulo de emergencia de 1,85 billones de euros y que “recalibrará” otras herramientas para llenar el vacío.

Lagarde no quiso hablar de las opciones para la reunión, pero dijo que sigue siendo de la opinión de que el Programa de Compras de Emergencia Pandémica, la herramienta clave del BCE en los últimos dos años, debe terminar, y que los tipos de interés no deben subir el próximo año.

El holandés Klaas Knot, uno de los miembros más conservadores del Consejo de Gobierno del BCE, respaldó el viernes la petición de Lagarde de mantener los tipos sin cambios, pero mantuvo la puerta abierta a un cambio en 2023 dados los riesgos de inflación.

Lagarde, sin embargo, mantuvo su visión benigna sobre el crecimiento de los precios al consumo, incluso cuando los riesgos al alza parecen estar creciendo y los responsables de la política monetaria de Estados Unidos están renunciando a su opinión de que la alta inflación es temporal. La inflación puede haber alcanzado ya su punto máximo, según Lagarde.

A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, el mercado laboral europeo sigue contando con mano de obra disponible, ya que el desempleo sigue siendo elevado, añadió Lagarde.

La inflación en el bloque monetario de 19 países se disparó hasta un récord del 4,9% el mes pasado, más del doble del objetivo del 2% del BCE. Los indicadores sugieren que sólo caerá por debajo de esa marca a finales de 2022 como muy pronto.

“Veo un perfil de inflación que parece una joroba”, dijo Lagarde. “Y una joroba acaba por declinar”.

“Tenemos la firme opinión, y estoy segura, de que la inflación declinará en 2022″.

Para ver la conferencia Reuters Next, regístrese aquí https://reutersevents.com/events/next/