This content is not available in your region

La menor demanda exterior hunde los pedidos industriales alemanes en octubre

Europe's pandemic productivity growth surge may wane: ECB study
Europe's pandemic productivity growth surge may wane: ECB study   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

BERLÍN, 5 dic -Los pedidos de la industria alemana cayeron mucho más de lo previsto en octubre, debido a una menor demanda exterior de bienes de equipo como los automóviles, según datos publicados el lunes, lo que empaña aún más las perspectivas de crecimiento de los fabricantes de la mayor economía europea.

La escasez de microchips y otros componentes electrónicos relacionada con la pandemia ha provocado cuellos de botella en el suministro y problemas de producción en la poderosa industria automovilística alemana y en otros importantes sectores de la economía.

Los pedidos de productos alemanes cayeron un 6,9% en términos mensuales y desestacionalizados, tras un aumento revisado del 1,8% en septiembre, según cifras de la Oficina Federal de Estadística.

Un sondeo de Reuters entre analistas apuntaba a un descenso menor, del 0,5%, en términos mensuales.

Si se excluyen los factores de distorsión que suponen las escasas reservas de grandes productos industriales, como los aviones, los pedidos industriales bajaban también un 1,8%, según los datos.

Los pedidos del extranjero cayeron más de un 13% intermensual, con una demanda de países de fuera de la zona euro, como China, especialmente débil. Los pedidos de clientes nacionales aumentaron un 3,4%.

“Los nuevos confinamientos en Asia están ralentizando la industria en Alemania”, dijo el analista de VP Bank Thomas Gitzel, quien añadió que la actual ola de infecciones por coronavirus en todo el mundo estaba suponiendo una nueva carga para la economía mundial.

Gitzel añadió que la demanda interna debería seguir siendo fuerte, ayudada por el compromiso de la nueva coalición gobernante de invertir masivamente en la economía verde.

“La descarbonización de la economía requiere grandes inversiones en nuevas tecnologías. La industria alemana puede beneficiarse de ello y lo hará”, afirmó Gitzel.