This content is not available in your region

Las exportaciones chinas se ralentizan y las importaciones crecen en noviembre

Las exportaciones chinas se ralentizan y las importaciones crecen en noviembre
Las exportaciones chinas se ralentizan y las importaciones crecen en noviembre   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

PEKÍN, 7 dic – El crecimiento de las exportaciones chinas perdió fuelle en noviembre, presionado por la fortaleza del yuan, el debilitamiento de la demanda y el aumento de los costes, pero las importaciones se aceleraron inesperadamente, ya que el país se esforzó por reponer materias primas agotadas como el carbón.

Las exportaciones chinas aumentaron un 22% interanual en noviembre, según los datos de aduanas del martes, más lentamente que el 27,1% del mes anterior, pero más rápidamente que el 19,0% previsto en una encuesta de Reuters.

Las importaciones aumentaron un 31,7%, superando la subida del 19,8% de octubre y muy por encima del 20,6% previsto.

Las importaciones de carbón de China alcanzaron en noviembre su nivel más alto en 2021, ya que el mayor consumidor mundial de este combustible sucio se esforzó durante el inicio del invierno por alimentar su sistema eléctrico, que había estado experimentando escasez.

El alivio de la escasez de energía también contribuyó a aumentar la demanda de cobre, cuya importación alcanzó su nivel más alto desde marzo.

“Las importaciones de carbón en particular se dispararon. Creo que esto refleja el cambio de política en China para resolver el problema de la escasez de energía, que limitó el crecimiento en el tercer trimestre”, dijo Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management. “No creo que haya una mejora significativa de la demanda interna todavía”.

El superávit comercial de China fue de 71.720 millones de dólares el mes pasado, menor que la previsión de la encuesta de 82.750 millones de dólares y que el superávit de 84.540 millones de dólares de octubre.

Los datos llegan un día después de que el banco central chino anunciara un recorte de la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener en reserva, su segunda medida de este tipo este año, para reforzar la ralentización del crecimiento económico.

El país ha protagonizado una impresionante recuperación tras la pandemia, pero hay indicios de que el impulso está decayendo. La escasez de energía, las medidas reguladoras sobre los principales sectores y los problemas de endeudamiento del sector inmobiliario están lastrando la recuperación de China.

Los analistas esperan más medidas de apoyo en los próximos meses.

Una encuesta del sector privado mostró que la actividad de las fábricas chinas cayó en noviembre, afectada por el aumento de los precios y la escasa demanda, aunque la encuesta oficial de Pekín mostró que la actividad creció en el mes.

La inflación en las fábricas chinas alcanzó en octubre su nivel más alto en 26 años, ya que los precios del carbón se dispararon durante la crisis energética.

Hasta la fecha no se ha registrado ningún caso de la variante ómicron del COVID-19 en China, pero su aparición podría añadir presión a la estricta política del país de tolerancia cero con respecto a los casos de coronavirus y aumentar los retos logísticos para los exportadores, según los analistas.

Sin embargo, ómicron también podría apoyar a los exportadores chinos a corto plazo al mantener a los consumidores en el extranjero comprando bienes, en lugar de servicios, en medio de un mayor distanciamiento social, dijo Julian Evans-Pritchard, economista de China en Capital Economics, en una nota.