This content is not available in your region

La política de 'cero COVID' de China amenaza la recuperación de su tráfico aéreo

La política de 'cero COVID' de China amenaza la recuperación de su tráfico aéreo
La política de 'cero COVID' de China amenaza la recuperación de su tráfico aéreo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

SHANGHÁI/SÍDNEY, 10 dic – El tráfico aéreo nacional de China, que en su día despertó la envidia de todo el mundo tras un rápido repunte durante la pandemia, se está viendo amenazado por la política china de ‘cero COVID’, que ha llevado a Pekín a endurecer sus normas de viaje y a debilitar la confianza de los consumidores tras una serie de pequeños brotes.

Las perspectivas del sector para el cuarto trimestre, normalmente una época de alto volumen de viajes entre el norte y el sur del país por las vacaciones de invierno, se están debilitando debido a las restricciones relacionadas con el COVID-19 en un momento en que el tráfico internacional con China es insignificante.

“Es muy agotador que el virus, de alguna manera, siempre se las arregle para reaparecer”, dijo Elaine Shen, una residente de Shanghái que tuvo que aplazar sus planes de viaje nacional por primera vez desde el comienzo de la pandemia debido a los casos en la ciudad.

La capacidad de vuelos domésticos de las tres mayores compañías aéreas del país alcanzó en abril alrededor del 115% de los niveles anteriores a la aparición de la COVID, pero en octubre había caído a alrededor del 77% debido a los nuevos brotes, con picos más bajos después de cada rebote, según datos de HSBC. Esto contrasta con una recuperación más estable en Estados Unidos.

A mediados de noviembre, la situación empeoró cuando la ciudad de Pekín anunció que restringirá la entrada en la capital china a los viajeros procedentes de cualquier ciudad del país que haya notificado un solo caso de COVID en los últimos 14 días, como parte de los preparativos de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Hangzhou, la capital de la provincia de Zhejiang, redujo el martes su número de vuelos a Pekín a sólo uno al día debido a dos casos locales.

Air China, China Eastern Airlines y China Southern Airlines registraron una pérdida combinada de casi 8.000 millones de yuanes (1.250 millones de dólares) en el tercer trimestre.

Las estimaciones combinadas para el cuarto trimestre, con una pérdida de consenso de 7.200 millones, podrían verse afectadas, según los analistas de HBSC.

El tráfico aéreo nacional de pasajeros se situó en noviembre en torno al 40% de los niveles anteriores al COVID, mientras que el número de vuelos se redujo a cerca del 60% de los niveles de 2019, según el proveedor de datos de aviación Variflight.

Las aerolíneas chinas recortaron la semana pasada el 9,4% de los vuelos nacionales programados para diciembre, según la empresa de datos de aerolíneas Cirium, en medio de los temores por la variante ómicron.

La caída del tráfico se produce en un momento en que las aerolíneas chinas se preparan para el regreso del modelo 737 MAX de Boeing para finales de año, después de que la semana pasada recibiera la aprobación de seguridad del regulador de la aviación de China.

Es probable que la capacidad de vuelo extra resulte ser una carga, según Chen Jianguo, experto de la Asociación de Propietarios y Pilotos de Aeronaves de China.

“Debido al COVID, la mayoría de las aerolíneas de China no tienen falta de capacidad”, dijo. “Más bien, tienen un grave exceso de aviones en este momento (…). Así que (respecto al MAX), las aerolíneas no tienen más remedio que sufrir en silencio”.

(1 dólar = 6,3772 yuanes chinos renminbi)