This content is not available in your region

El Banco de Inglaterra estudia su próxima decisión sobre los tipos de interés

El Banco de Inglaterra estudia su próxima decisión sobre los tipos de interés
El Banco de Inglaterra estudia su próxima decisión sobre los tipos de interés   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por William Schomberg

LONDRES, 16 dic – El Banco de Inglaterra dirá el jueves si vuelve a retrasar su primera subida de los tipos de interés desde la pandemia del COVID-19, esta vez a causa de la variante ómicron, de rápida propagación, o si toma medidas para evitar un aumento de la inflación.

Los inversores habían apostado mayoritariamente en contra de una subida de los tipos de interés bancarios con la nueva ola de coronavirus en pleno apogeo, hasta que los datos del miércoles mostraron que la inflación de los precios al consumo británicos se disparó mucho más de lo esperado y alcanzó el máximo de la década, el 5,1%, en noviembre.

“El Comité de Política Monetaria tiene que tomar una decisión difícil”, dijo Ellie Henderson, economista del banco Investec.

“Ahora existe el riesgo real de que la inflación se consolide —especialmente si se tienen en cuenta los indicios de efectos de segunda ronda en términos de aumento de los salarios, apoyados por un mercado laboral fuerte—, aunque esto se equilibra con la amenaza para la recuperación económica de la nueva variante ómicron”.

Una subida de tipos el jueves situaría al Banco de Inglaterra por delante de la Reserva Federal de Estados Unidos. El miércoles la Fed anunció que estaba acelerando la retirada de su estímulo de compra de bonos, un primer paso antes de las posibles tres subidas de tipos de interés en 2022.

El Banco Central Europeo y el Banco de Japón, que darán sus últimas declaraciones políticas el jueves y el viernes respectivamente, están más lejos de subir los costes de los préstamos.

Con las presiones inflacionistas globales exacerbadas por los problemas post-Brexit en Reino Unido, el Banco de Inglaterra ha estado señalando que se acerca el momento de empezar a destetar a la economía de su enorme programa de estímulo pandémico.

Pero el banco central británico confundió a muchos inversores hace seis semanas cuando mantuvo el tipo de interés bancario en el 0,1% en lugar de subirlo al 0,25%, dándose más tiempo para ver el alcance de cualquier daño al mercado laboral por el final del plan de bajas temporales del Gobierno para proteger el empleo.

Los datos posteriores no mostraron un aumento del desempleo. Sin embargo, las expectativas del mercado volvieron a saltar por los aires a finales de noviembre con la aparición de la variante ómicron.

El miércoles, el Reino Unido registró su mayor aumento de casos diarios de coronavirus desde el inicio de la pandemia, y una alta autoridad de la sanidad británica afirmó que un gran aumento de las hospitalizaciones es “una perspectiva certera”.

Michael Saunders, uno de los dos miembros del Comité de Política Monetaria, compuesto por nueve miembros, que votó a favor de subir los tipos de interés bancarios al 0,25% en noviembre, dijo el 3 de diciembre que “podría ser especialmente ventajoso esperar a ver más pruebas” del impacto de ómicron.

Las apuestas en los mercados financieros sobre una subida de los tipos de interés bancarios en diciembre hasta el 0,25% cayeron a sólo una de cada tres tras su discurso.

No obstante, volvieron a subir a más del 60% el miércoles tras los datos de inflación.

El martes, el Fondo Monetario Internacional instó al Banco de Inglaterra a no sucumbir al “sesgo de inacción”.