This content is not available in your region

La economía británica creció menos de lo esperado antes de ómicron

La economía británica creció menos de lo esperado antes de ómicron
La economía británica creció menos de lo esperado antes de ómicron   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

LONDRES, 21 dic – La economía británica creció más lentamente de lo que se pensaba en el periodo julio-septiembre, antes de que la aparición de la variante ómicron del coronavirus despertara temores sobre la recuperación, según mostraron el miércoles datos oficiales.

El producto interior bruto de la quinta economía mundial aumentó un 1,1% en el tercer trimestre, una cifra más débil que la estimación preliminar de crecimiento del 1,3%.

Esta cifra fue más lenta que el repunte del 5,4% de la economía británica en el segundo trimestre, cuando se levantaron muchas de las restricciones impuestas por el COVID-19, según dijo la Oficina de Estadísticas Nacionales británica.

Los inversores se preparan para una ralentización del crecimiento en el cuarto trimestre de 2021 debido al aumento de los casos de COVI9 causado por ómicron, que ha perjudicado al sector británico de la hostelería y el ocio y ha golpeado a los minoristas.

“Nuestras cifras revisadas muestran que el PIB del Reino Unido se recuperó un poco más lentamente en el tercer trimestre, con unos resultados mucho más débiles de los sectores de la salud y las peluquerías en todo el trimestre, y el sector de la energía se contrajo más en septiembre, frente a lo que habíamos estimado anteriormente”, dijo el director de estadísticas económicas del organismo, Darren Morgan.

“Sin embargo, los datos más sólidos de 2020 suponen que la economía estuvo más cerca de los niveles anteriores a la pandemia en el tercer trimestre”, dijo.

El nivel del PIB se situó un 1,5% por debajo de donde se encontraba a finales de 2019, revisado al alza respecto a la estimación anterior de un 2,1% por debajo de su nivel prepandémico.

La inversión empresarial cayó un 2,5% en el tercer trimestre respecto a los tres meses anteriores y se situó casi un 12% por debajo de su nivel prepandémico.

El Banco de Inglaterra espera que la reactivación de la inversión empresarial contribuya a mejorar las perspectivas de crecimiento a largo plazo de Reino Unido.

El déficit de la balanza de pagos británica se amplió a 24.400 millones de libras, ya que las exportaciones de bienes cayeron, las importaciones crecieron y las empresas extranjeras recibieron más ingresos de sus inversiones en el Reino Unido.

Los economistas encuestados por Reuters esperaban un déficit menor, de 15.600 millones de libras.