This content is not available in your region

Las fábricas asiáticas se toman los riesgos de ómicron con calma, por ahora

Las fábricas asiáticas se toman los riesgos de ómicron con calma, por ahora
Las fábricas asiáticas se toman los riesgos de ómicron con calma, por ahora   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Leika Kihara

TOKIO, 4 ene – La actividad de las fábricas asiáticas creció en diciembre gracias a que las empresas se tomaron con calma el aumento de los casos mundiales de la nueva variante ómicron del coronavirus, aunque las persistentes limitaciones de la oferta y el aumento de los costes de los insumos enturbiaron las perspectivas de algunas economías.

El aumento de la tasa de infecciones en todo el mundo ha suscitado el interés de los responsables de política monetaria, y los brotes en China han obligado a algunas empresas a suspender la producción y amenazan con perturbar la producción de gigantes de los microprocesadores de memoria como Samsung Electronics.

Sin embargo, por el momento, el impacto directo de ómicron en la producción parece ser moderado, según las encuestas publicadas el lunes y el martes.

La actividad de las fábricas chinas creció en diciembre al ritmo más rápido de los últimos seis meses, según el índice de gestores de compras (PMI) de la industria manufacturera de Caixin/Markit.

Los resultados de la encuesta privada, que se centra más en las pequeñas empresas de las regiones costeras, coinciden con los del PMI oficial de China, que apuntan a un repunte de la actividad fabril. 

Otras zonas de Asia también obtuvieron buenos resultados, con una actividad fabril en expansión en países como Vietnam, Malasia y Filipinas.

En Japón, tercera economía mundial, la actividad manufacturera creció en diciembre por undécimo mes consecutivo. Y en Corea del Sur, el principal exportador, sus principales fábricas registraron el ritmo de expansión más rápido en tres meses, según las encuestas.

Sin embargo, algunos economistas han advertido que la escasez de suministros y el aumento de los costes de los insumos siguen siendo un riesgo, especialmente para los países que dependen de las exportaciones, como Corea del Sur.

El PMI de Japón se situó en 54,3 en diciembre, manteniéndose por encima del umbral de 50 que indica una expansión de la actividad, pero por debajo del 54,5 de noviembre, ya que el crecimiento de los nuevos pedidos se redujo.