This content is not available in your region

Bostic de Fed prevé tres aumentos de tasas y rápida reducción de hoja de balance

Bostic de Fed prevé tres aumentos de tasas y rápida reducción de hoja de balance
Bostic de Fed prevé tres aumentos de tasas y rápida reducción de hoja de balance   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 11 ene – La alta inflación y la fuerte recuperación requerirán que la Reserva Federal suba las tasas de interés al menos tres veces este año y justifican una rápida reducción de las tenencias de activos para remover el exceso de efectivo del sistema financiero, dijo el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic.

“Existe el riesgo de que la inflación sea elevada durante un largo periodo de tiempo y tenemos que responder de forma directa, clara y agresiva”, dijo Bostic en una entrevista a Reuters el lunes.

“Si las cosas siguen como hasta ahora, marzo sería una posibilidad razonable” para la primera de una serie de alzas de tasas para contrarrestar la inflación, que está muy por encima del objetivo del 2% de la Fed.

Asimismo, añadió que no cree que la explosión de nuevas infecciones por coronavirus descarrile la recuperación, sino que, por el contrario, considera más probable que la inflación se acelere aún más y requiera una cuarta subida de tasas de un cuarto de punto porcentual en 2022.

Sus declaraciones reflejan el giro de la Fed hacia la lucha contra la inflación, un cambio que se cimentó en una reunión de diciembre en la que las autoridades monetarias aceleraron los planes de subir las tasas y empezaron a desprenderse a sus tenencias de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas, acumulados durante la pandemia.

Según Bostic, estas tenencias deben reducirse en al menos 100.000 millones de dólares al mes, con planes para retirar rápidamente al menos 1,5 billones de dólares de los mercados financieros, que él considera puro “exceso de liquidez”.

De 2017 a 2019, cuando la Fed estaba reduciendo su balance general años después del final de la recesión de 2007 a 2009, escalonó el ritmo de reducción con lentitud, limitándolo a 50.000 millones de dólares al mes y, en última instancia, disminuyó su saldo en solo 600.000 millones de dólares antes de que los mercados financieros señalaran que el sistema no tenía suficientes reservas de efectivo a mano.

Bostic afirmó que “espero que nos movamos con bastante rapidez y salgamos de esta postura de emergencia. La herramienta se entiende bastante bien y la motivación se entiende bastante bien. Debería ir más rápido, seguro”. Según señaló, el proceso podría completarse en “un par de años”.