This content is not available in your region

España concede una ayuda mensual para sacar a los jóvenes de casa de sus padres

España concede una ayuda mensual para sacar a los jóvenes de casa de sus padres
España concede una ayuda mensual para sacar a los jóvenes de casa de sus padres   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

MADRID, 18 ene – El Gobierno español pagará 250 euros (284 dólares) al mes a los jóvenes con bajos ingresos para ayudarles a cortar el cordón umbilical en un país donde cada vez más adultos jóvenes viven con sus padres porque no pueden permitirse un alquiler.

La ministra de Vivienda, Raquel Sánchez, dijo en una rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Ministros del martes que, a partir de este mes, los españoles menores de 35 años y con ingresos anuales inferiores a 24.318 euros podrán solicitar la subvención mensual para alquilar un piso durante dos años.

“No hay ideología tras la que escudarse cuando se trata de atender las necesidades de ciudadanos en situaciones comprometidas, de ayudar a los jóvenes que quieren empezar sus vidas. Destinar recursos a vivienda es destinarlos a la inclusión y a la igualdad”, dijo Sánchez.

España tiene uno de los porcentajes más altos de Europa de jóvenes que viven con sus padres, hasta el 55% de los jóvenes de 25 a 29 años en 2020, según los últimos datos oficiales, lo que supone un aumento de 6,5 puntos porcentuales en comparación con 2013.

Esa cifra está fuertemente correlacionada con un desempleo juvenil endémicamente alto en España, donde el 29% de los menores de 25 años se registran como desempleados.

Sin embargo, las subvenciones directas para pagar los alquileres pueden ser menos eficaces de lo que espera el Gobierno, ya que el aumento de la demanda de pisos pequeños podría elevar los precios, en opinión de Francisco Iñareta, portavoz de Idealista, el mayor sitio web inmobiliario del país.

“La ayuda directa, y esto es algo que nos han demostrado experiencias anteriores, tiene como principal consecuencia el aumento directo de los precios y la generación de graves discriminaciones sobre los inquilinos con salarios ligeramente superiores a estos, que tendrán que aumentar su esfuerzo en un escenario de subida de precios”, dijo, añadiendo que los inquilinos que ganan justo por encima del límite anunciado probablemente se sentirían discriminados al tener que pagar más sin obtener subvenciones.

(1 dólar = 0,8790 euros)