This content is not available in your region

Stellantis debe hacer frente a Tesla y China tras su fulgurante comienzo bursátil

Stellantis debe hacer frente a Tesla y China tras su fulgurante comienzo bursátil
Stellantis debe hacer frente a Tesla y China tras su fulgurante comienzo bursátil   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Giulio Piovaccari

MILÁN, 18 ene – Si jugar a ponerse al día con Tesla es lo que se pretende en la industria del automóvil, Stellantis, la empresa formada a partir de la fusión de Fiat Chrysler y Peugeot, ha tenido un buen comienzo: sus acciones han superado con creces a su rival estadounidense en su año inaugural.

Pero esta es sólo la primera ronda.

Arreglar su negocio en China y el exceso de capacidad en Europa son sólo dos áreas en las que los analistas están esperando a ver progresar a Stellantis, cuando el presidente Carlos Tavares desvele su plan de negocio detallado el 1 de marzo.

Al fin y al cabo, a pesar de que sus acciones han subido más de un 60% desde su debut el 18 de enero de 2021 -en comparación con la subida del 27% de Tesla -, el valor de mercado de Stellantis, de 59.000 millones de euros (67.000 millones de dólares), sigue siendo sólo el 6% del de su rival estadounidense.

Sin embargo, un primer año fuerte es un buen augurio, ya que los analistas de Jefferies dicen que Tavares ha demostrado visión y ambición con una “corriente sostenida de iniciativas estratégicas”.

Desde que forjó el cuarto fabricante de automóviles del mundo por producción, Tavares ha trazado una estrategia de electrificación de 30.000 millones de euros, y ha formado alianzas con Amazon y el ensamblador de iPhone Foxconn para acelerar el desarrollo de ‘software’ y semiconductores para los futuros vehículos conectados.

También ha elaborado planes para cinco plantas de baterías y ha llegado a acuerdos con los sindicatos para seguir racionalizando sus operaciones europeas, evitando posibles conflictos laborales y elevando el margen de beneficio operativo de la empresa a cerca del 10%.

Todo ello a pesar de enfrentarse a una crisis de semiconductores y de la cadena de suministro que costó a los fabricantes de automóviles de todo el mundo millones de vehículos en pérdidas de producción el año pasado y que no se espera que disminuya rápidamente.

Pero muchos dicen que se necesitan acciones más audaces.

A medida que el grupo entra en su segundo año, otro reto a largo plazo es reavivar su suerte en China, el mayor mercado automovilístico del mundo, donde Fiat Chrysler y PSA, propietaria de Peugeot, tenían cuotas de mercado casi insignificantes.

(1 dólar = 0,8775 euros)