This content is not available in your region

ANÁLISIS-Inquietud y temor a una recesión por el potencial mazazo de la Fed al crecimiento

ANÁLISIS-Inquietud y temor a una recesión por el potencial mazazo de la Fed al crecimiento
ANÁLISIS-Inquietud y temor a una recesión por el potencial mazazo de la Fed al crecimiento   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Davide Barbuscia

NUEVAYORK, 26 ene – Atentos como pocas veces al grado de agresividad que adoptará el endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal, algunos inversores y estrategas de mercados estadounidenses empiezan a preocuparse por lo que podría cernirse como una amenaza en el horizonte: una fuerte desaceleración económica o incluso una próxima recesión.

Los inversores se han mostrado inquietos en los últimos días por la posibilidad de que la Fed adopte un tono más duro de lo esperado. A algunos les preocupa que un ciclo agresivo de subida de los tipos de interés, combinado con una reversión del programa de compra de bonos del banco central estadounidense, pueda provocar una desaceleración económica demasiado brusca.

Una postura más agresiva de la Reserva Federal, que concluye el miércoles el segundo de los dos días de su última reunión de política monetaria, ha hecho subir los intereses a corto plazo, aplanando la curva de rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense, muy seguida por los mercados.

“Estoy muy centrado en la curva de rendimiento”, dijo Matthew Nest, jefe de renta fija activa global en State Street Global Advisors. “La única forma en que la Fed puede reducir la inflación es frenando la demanda, (…) y al hacerlo se arriesga a provocar una recesión o una fuerte desaceleración del crecimiento. Esta dinámica está provocando el aplanamiento de la curva de rendimiento y aumentando la tensión en los mercados de riesgo de forma más amplia”.

La curva de rendimiento entre los bonos del Tesoro de EEUU a 2 y 10 años se aplanó a menos de 75 puntos básicos el martes, la menor diferencia desde el 28 de diciembre.

Los rendimientos estadounidenses de referencia a 10 años retrocedieron esta semana con la caída de la renta variable, lo que se consideró en parte como una huida hacia posiciones seguras, pero también dio una medida de la delicada cuerda floja por la que camina la Reserva Federal, que planea comenzar a drenar de los mercados la liquidez de los estímulos pandémicos para luchar contra la creciente inflación.

“Los mercados parecen estar considerando el temor a un problema inflacionista localizado y relativamente a corto plazo que desemboque en una acción de la Fed que, en última instancia, sea perjudicial para la economía”, dijo Michael de Pass, jefe de negociación de deuda pública estadounidense en Citadel Securities.

David Kelly, estratega jefe de J.P. Morgan Asset Management, dijo la semana pasada en una nota de análisis que el endurecimiento de la Fed podría provocar una corrección en los mercados financieros, aunque dijo que si esto diera lugar a una recesión en Estados Unidos sería “poco profunda y de corta duración”.

Los temores pueden parecer lejanos, ya que la economía ha ido recuperando velocidad. Según una encuesta de Reuters entre economistas, el crecimiento en 2021 podría llegar al 5,6%, lo que sería el más rápido desde 1984. La economía se contrajo un 3,4% en 2020.

Gary Black, gestor del fondo cotizado Future Fund Active ETF, dijo que mientras que hace apenas cuatro o seis semanas la gente “se preocupaba por el exceso de crecimiento”, ahora están “preocupados porque se esté acercando la palabra R (de recesión)”, apuntando al movimiento del índice Russell 2000 de pequeña capitalización, que cayó más de un 20% desde su récord de cierre el 8 de noviembre, antes de darse la vuelta para cotizar al alza.

“Esa es la naturaleza esquizofrénica de este mercado”, dijo Black.

Tobias Adrian, director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capitales del Fondo Monetario Internacional, dijo que, aunque en el mercado se habla de recesión debido al aplanamiento de la curva de rendimiento, no se espera que se produzca.

“Esperamos que el crecimiento continúe, ralentizándose en los próximos años, pero positivo”, dijo Adrian. El FMI rebajó el martes sus previsiones económicas para Estados Unidos, China y la economía mundial.

¿NORMALIZACIÓN?

Larry Fink, director general de BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, advirtió la semana pasada del riesgo de una posible inversión de la curva en caso de que la Fed acelere el ajuste de su política monetaria para frenar la inflación.

La última vez que la curva de rendimiento se puso en negativo, lo que históricamente ha sido un indicador de que se producirá una recesión en uno o dos años, fue en 2019. La recesión estadounidense impulsada por el coronavirus duró solo dos meses y terminó con un punto mínimo en abril de 2020.

Aun así, algunos inversores dijeron que el repunte de los bonos del Tesoro estadounidense en los últimos días respondió a una normalización, después de que los rendimientos se dispararan demasiado rápido desde principios de año, y que los datos económicos no apuntan a un riesgo inminente de recesión.

“El mercado se adelantó a sí mismo y empezó a reflejar una Fed muy agresiva, y la curva se aplanó mucho antes de lo que lo haría en ciclos anteriores”, dijo Subadra Rajappa, jefe de estrategia de tipos de interés para Estados Unidos de Société Générale.

Para Guneet Dhingra, jefe de estrategia de tipos de interés para Estados Unidos de Morgan Stanley, el aplanamiento de la curva se ha visto exacerbado por la demanda de los fondos de pensiones en el extremo posterior de la curva.

“No me preocupa el temor a la recesión, basándome en el reciente aplanamiento de la curva. Creo que es más una cuestión de aspectos técnicos que de fundamentales”, dijo.