This content is not available in your region

El BCE mantiene su postura sin cambios como se esperaba pese a una inflación récord

Los riesgos de inflación de zona euro se inclinan al alza: Lagarde del BCE
Los riesgos de inflación de zona euro se inclinan al alza: Lagarde del BCE   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

FRÁNCFORT, 3 feb -El Banco Central Europeo mantuvo el jueves su política monetaria sin cambios, tal y como se esperaba, preparándose para reducir estímulos en los próximos meses, pero manteniendo un amplio apoyo a la economía, incluso después de que la inflación alcanzara inesperadamente un nuevo récord.

Después de que el BCE ampliara las medidas de apoyo en diciembre, no se esperaba que un cambio de política monetaria estuviera en la agenda. Sin embargo, la persistente inflación, que el mes pasado se situó en el 5,1% en los 19 países de la zona euro, está complicando la vida a la entidad, y la presidenta del BCE, Christine Lagarde, se verá presionada para abordar el tema en su conferencia de prensa de las 1330 GMT.

El BCE sólo ha introducido un pequeño cambio en su comunicado, ya que ha eliminado una cláusula que estipulaba que su próximo movimiento político podría ser “en cualquier dirección”.

“El Consejo de Gobierno está dispuesto a ajustar todos sus instrumentos, según proceda, para garantizar que la inflación se estabilice en su objetivo del 2% a medio plazo”, dijo el BCE.

“La flexibilidad seguirá siendo un elemento de la política monetaria siempre que las amenazas a la transmisión de la política monetaria pongan en peligro la consecución de la estabilidad de precios”, añadió.

El BCE lleva mucho tiempo argumentando que la inflación no tardará en remitir sin su intervención y que, de hecho, caerá por debajo de su objetivo del 2% a finales de año, por lo que retirar el apoyo ahora sería contraproducente.

Sin embargo, un número cada vez mayor de dirigentes de la entidad cuestiona esta narrativa, sobre todo porque el BCE ha subestimado persistentemente el repunte actual, lo que le ha obligado a revisar repetidamente sus previsiones.

Los mercados ya dudan de las proyecciones del BCE y están valorando 28 puntos básicos de alza de tipos este año, a pesar de la insistencia del banco en que cualquier movimiento en 2022 es muy improbable.

La cuestión es que se prevé que la inflación se sitúe por debajo de su objetivo del 2% en 2023 y 2024, por lo que incluso un pequeño aumento en la senda de la inflación podría situar el crecimiento de los precios justo en el objetivo, reduciendo la necesidad de estímulos.

En su conferencia de prensa, Lagarde podría hacer un guiño a los riesgos de inflación, al tiempo que subrayaría que la hipótesis central sigue siendo que el crecimiento de los precios se ralentice considerablemente a finales de año, mientras el crecimiento de los salarios en la zona del euro siga siendo escaso y los factores puntuales desaparezcan.

También es casi seguro que repita que es muy improbable que se produzca un movimiento de los tipos de interés este año, incluso cuando otros bancos centrales, como la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra, endurezcan su política monetaria.

No obstante, los observadores del BCE están adelantando sus predicciones de subidas de tipos, y muchos esperan ahora un primer movimiento a principios de 2023 en lugar de a finales del próximo año.

Con la decisión del jueves, el tipo de interés de los depósitos del BCE se mantiene en un mínimo histórico del -0,5% y el banco está en vías de eliminar su programa de compra de bonos de emergencia por valor de 1,85 billones de euros a finales de marzo.