This content is not available in your region

Credit Suisse registra pérdidas de 2.200 millones de dólares en el cuarto trimestre

La gigantesca filtración de datos de clientes vuelve a presionar a Credit Suisse
La gigantesca filtración de datos de clientes vuelve a presionar a Credit Suisse   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Brenna Hughes Neghaiwi

ZÚRICH, 10 feb – Credit Suisse informó el jueves de una pérdida neta en el cuarto trimestre de 2.000 millones de francos suizos (2.200 millones de dólares), lastradopor las provisiones para liquidar los costes legales de su banca de inversión y la ralentización del negocio de sus divisiones de operativa bursátil y gestión de patrimonios.

El banco suizo, salpicado por el escándalo en los últimos tiempos, había adelantado en enero su previsión de que registraría pérdidas.

En 2021 el resultado neto atribuible a los accionistas cayó a una pérdida de 1.572 millones de francos. Esto se compara con un beneficio de 2.700 millones de francos en 2020.

Fue un ‘annus horribilis’ para el segundo banco más grande de Suiza, marcado por el colapso de 10.000 millones de dólares en fondos de financiación de la cadena de suministro vinculados a la insolvente firma financiera británica Greensill y una pérdida contable de 5.500 millones de dólares por la implosión del fondo de inversión Archegos.

“2021 fue un año muy difícil para Credit Suisse. Nuestros resultados financieros contables se vieron afectados negativamente por el asunto de Archegos, el deterioro del fondo de comercio relacionado con la adquisición de Donaldson, Lufkin & Jenrette (DLJ) en 2000 y las provisiones para litigios, mientras buscamos resolver proactivamente los asuntos heredados”, dijo en un comunicado el director ejecutivo de Credit Suisse, Thomas Gottstein.

“Durante los tres últimos trimestres del año dirigimos el banco con un apetito de riesgo restringido en todas las divisiones, ya que tomamos medidas decisivas para reforzar nuestra base general de riesgos y controles y continuamos nuestros esfuerzos de reparación, incluido el asunto de los fondos de financiación de la cadena de suministro, donde nuestra prioridad es devolver el efectivo a los inversores”, añadió.

Los escándalos del año pasado, precedidos por un caso de espionaje a ejecutivos en 2019, no han hecho sino aumentar. Comenzó el año 2022 con la abrupta salida el mes pasado de su presidente incorporado apenas nueve meses antes, y ha continuado con Credit Suisse convertido en el primer gran banco suizo en enfrentarse a un juicio por lo penal, acusado de permitir que una presunta banda búlgara de tráfico de cocaína blanqueara millones de euros.

Las acciones del banco han perdido casi un tercio de su valor desde principios de 2020.

Encargado de reformar la cultura corporativa del banco, el presidente de Credit Suisse, Axel Lehmann, ha dicho que quiere mantener la estrategia de su predecesor de centrarse en la gestión del patrimonio de los clientes más ricos, señalando que el negocio seguía en buena forma en el momento de su nombramiento en enero.

(1 dólar = 0,9242 francos suizos)