This content is not available in your region

¿Hasta cuándo respaldará el BCE el mercado de bonos europeo?

Las condiciones del BCE para subir las tasas podrían cumplirse antes de lo previsto, dice De Cos
Las condiciones del BCE para subir las tasas podrían cumplirse antes de lo previsto, dice De Cos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Dhara Ranasinghe y Sujata Rao

LONDRES, 10 feb – El Banco Central Europeo, preocupado por una inflación récord, podría haber elevado significativamente el umbral en el que podría frenar las ventas del mercado de bonos en Italia y otros países más débiles del bloque del euro.

Los mercados de los países más pobres y endeudados del sur de Europa reaccionaron con sorpresa ante la decisión del BCE de retractarse de sus promesas de no subir los tipos de interés este año. También retrocedieron ante la señal de que su programa de compra de bonos —un salvavidas para el sur de Europa— podría ser retirado antes y más rápido de lo esperado.

Este cambio de planes agresivo elevó bruscamente los rendimientos de los bonos a diez años de Italia, Grecia, España y Portugal —conocidos colectivamente como periferia de la zona del euro— en relación con los equivalentes alemanes, considerados más seguros.

La prima de Italia, posiblemente la más vulnerable por el tamaño de su deuda, ha subido 20 puntos básicos en la última semana

Desde entonces, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, parece haber suavizado su postura. Pero no ha disipado los temores de que el endurecimiento de la política elevará bruscamente los costes de los préstamos, agravando unos ratios de deuda que ya se encuentran entre los más altos del mundo.

La pregunta que muchos se hacen es dónde podría entrar en juego el “put” del BCE, un término que normalmente se utiliza para describir un umbral de caída de los mercados que, de traspasarse, provocará la intervención de la Reserva Federal para frenar el descenso.

Desde 2015, el BCE ha comprado bonos de los Estados miembros, limitando sus costes de endeudamiento. Y desde marzo de 2020 el su plan de estímulo de emergencia para hacer frente a la pandemia de coronavirus (PEPP, por sus siglas en inglés) ha permitido a la periferia pedir préstamos más baratos.

Los rendimientos italianos a 10 años, por ejemplo, se dispararon hasta el 3% justo antes de la puesta en marcha del PEPP, pero cayeron hasta el 0,4% en un momento dado el año pasado.

JPMorgan calificó el estímulo del BCE como “una red de seguridad para la periferia”, sin la cual los mercados de bonos corren el riesgo de fragmentarse según las líneas nacionales, dividiendo el vulnerable y endeudado sur europeo de Alemania y otros Estados más ricos.

Tomando nota de la promesa de Lagarde tras la reunión de política monetaria de la semana pasada de que el BCE “obviamente va a responder” a cualquier ampliación brusca de los diferenciales, JPM predijo que “el mercado puede estar dispuesto a poner a prueba este compromiso”.

De hecho, el contexto pone de relieve el comentario de Lagarde al principio de su mandato de que el BCE no estaba para “cerrar los diferenciales”, es decir, reducir las primas de rendimiento.

El consiguiente estallido de los diferenciales obligó al BCE a anunciar el PEPP.

Lo que ha cambiado desde entonces es que la inflación de todo el bloque se encuentra en un nivel récord del 5,1%, después de años de no alcanzar el objetivo del BCE.

“Es la primera vez desde 2012 que hay un conflicto potencial entre la inflación y el tratamiento de la fragmentación”, dijo el economista jefe del Grupo AXA, Gilles Moec.

INFLACIÓN VS SPREAD

El estratega jefe de Danske Bank, Piet Haines Christiansen, dice que el BCE podría estar dispuesto a tolerar mayores rendimientos para la periferia

“Antes, el umbral límite habría sido más bajo, pero con la inflación más alta, Italia está cada vez más sola”, dijo Haines Christiansen.

“Antes habría dicho que 250 puntos básicos en el diferencial entre Italia y Alemania es el umbral límite para el BCE, el PEPP se anunció en torno a 300 puntos básicos, y ahora diría que es más alto”.

El estratega de Pictet Wealth Management, Frederik Ducrozet, veía la “zona de peligro” para el diferencial de los bonos italianos en torno a los 250 puntos básicos, aproximadamente 100 puntos básicos por encima de los niveles actuales.

Para David Riley, estratega jefe de inversiones de BlueBay, “tendríamos que pasar por un diferencial de 200 puntos básicos antes de acercarnos al ‘put’ del BCE”.

Sin embargo, a pesar de que el ratio deuda/PIB de Italia supera el 150%, las preocupaciones no surgirán inmediatamente porque el país ha aprovechado la época de tipos bajos para ampliar el vencimiento medio de su deuda a siete años.

Haines Christiansen afirmó que las cuestiones relativas a la sostenibilidad de la deuda sólo surgirán cuando los rendimientos de los bonos italianos a siete años aumenten 150 puntos básicos con respecto a los niveles actuales..

Jack Allen-Reynolds, economista senior de Capital Economics para Europa, considera que la preocupación sólo surgirá cuando los rendimientos italianos a 10 años alcancen el 5%.

SE NECESITACLARIDAD

Cualquier venta de bonos soberanos que provoque un aumento de los costes de endeudamiento de las empresas inquietaría a los dirigentes monetarios.

¿Cómo podrían responder?

El BCE podría controlar los costes de los préstamos dirigiendo la reinversión de los ingresos de los bonos PEPP que venzan. O podría dejar la puerta abierta a la reanudación de las compras de bonos si fuera necesario.

Los analistas esperan que el BCE ofrezca más claridad en su reunión de marzo sobre el apoyo que prestará a la periferia si los diferenciales siguen aumentando.

Pero en los niveles actuales, Riley, de BlueBay, considera que “estamos muy lejos del ‘put’ del BCE”. Por lo tanto, a pesar de la fuerte subida de los rendimientos italianos, “a corto plazo, no creo que la caída (en los precios de los bonos) se detenga”, añadió.