This content is not available in your region

RESUMEN-Reserva Federal, dividida ante agresividad de alzas de tasas iniciales, esperará datos de febrero

RESUMEN-Reserva Federal, dividida ante agresividad de alzas de tasas iniciales, esperará datos de febrero
RESUMEN-Reserva Federal, dividida ante agresividad de alzas de tasas iniciales, esperará datos de febrero   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 14 feb – Las autoridades de la Reserva Federal continuaron discutiendo sobre la agresividad con la que deben comenzar los próximos aumentos de las tasas de interés en su reunión de marzo, con una lectura final de la inflación justo antes de dicha sesión de dos días, que adquirió una importancia potencialmente exagerada.

El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, reiteró el lunes los pedidos en favor de un ritmo más rápido de subidas de los tipos de interés, afirmando que cuatro informes de inflación fuertes seguidos justifican una acción más agresiva y que el banco central necesita “ratificar” las expectativas del mercado sobre sus próximos movimientos.

Bullard, que contribuyó a dar forma a esas expectativas al pedir la semana pasada un aumento de 50 puntos básicos en la reunión de marzo, dijo en la CNBC que la “credibilidad de la Reserva Federal está en juego” en su intento de reducir la inflación desde el actual máximo de 40 años de más del 7%.

“Fueron realmente los meses de octubre, noviembre, diciembre y enero los que pusieron en duda cualquier idea de que esta inflación iba a moderarse de forma natural en un plazo razonable sin que la Fed tomara medidas”, dijo Bullard.

Volvió a pedir un alza de un punto porcentual completo para el 1 de julio, lo que implica al menos un alza de medio punto porcentual en una de las tres reuniones que habrá hasta entonces, en lugar de las subidas de un cuarto de punto que la Fed ha utilizado en los últimos años.

Mientras hablaba, los retornos de los bonos volvieron a subir y continuó la reciente volatilidad del mercado. La deuda del Tesoro a 10 años volvió a superar el 2%, y el Promedio Industrial Dow Jones cayó más de 200 puntos al final de la mañana

Otros funcionarios de la Fed se han mostrado menos dispuestos a comprometerse con una subida de medio punto, o incluso se han mostrado preocupados porque pueda causar problemas.

En una entrevista en la radio SiriusXM, el presidente de la Fed de Richmond, Thomas Barkin, dijo que era “oportuno” empezar a subir las tasas, pero afirmó que los detalles dependerán de cómo se mueva la inflación en los próximos informes.

“¿Se asentará de nuevo a niveles más parecidos a los que hemos visto en los últimos 30 años o no se asentará?”, se preguntó Barkin. “Dependiendo de la respuesta se podría ajustar su ritmo o su momento”.

La presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, dijo en una entrevista en el Wall Street Journal que quería un plan “sistemático” para endurecer la política monetaria, pero que no estaba convencida de que tuviera que empezar con un aumento de 50 puntos básicos.

“Siempre es preferible ir de forma gradual”, aseguró George. “Dada la situación en la que nos encontramos, las incertidumbres en torno a los efectos de la pandemia y otras cosas, me costaría decir que tenemos que llegar a la neutralidad muy rápidamente”, un objetivo que dictaría incrementos mayores y frecuentes de las tasas.

El domingo, la jefa de la Fed de San Francisco, Mary Daly, aseguró que si la Fed es demasiado “brusca y agresiva” podría “tener un efecto desestabilizador sobre el propio crecimiento y la estabilidad de los precios que estamos tratando de lograr”.

Daly declaró a “Face the Nation” de la CBS que, tras subir las tasas en marzo, la Fed podría incluso plantearse una pausa en su próxima reunión para evaluar la economía, lo que contrasta con las alzas constantes que Bullard considera adecuadas en las reuniones de marzo, mayo y junio.

Con la Fed prometiendo lo que denomina un enfoque “ágil” de la política monetaria después de tantas sorpresas de la época de la pandemia, la decisión final puede depender de los detalles del informe final sobre la inflación al consumidor, previsto para el 10 de marzo, que el banco central recibirá antes de su reunión de los días 15 y 16 del mes.

Ese informe mostrará si, como algunas autoridades del banco central dicen que esperan, la variación mensual de los precios está disminuyendo, algo que varios han dicho que les permitiría endurecer la política monetaria a un ritmo más lento.