This content is not available in your region

Lo que podría llevar a la Fed a un "Plan B" de reducción del balance

Lo que podría llevar a la Fed a un "Plan B" de reducción del balance
Lo que podría llevar a la Fed a un "Plan B" de reducción del balance   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Jonnelle Marte y Howard Schneider

17 feb – En medio de un sólido mercado inmobiliario estadounidense, tasas de interés bajas y una inflación inquietantemente alta, la Reserva Federal ha ido aumentando su cartera de bonos hasta el día de hoy, lo que ha motivado llamados a no limitarse a dejar que los títulos caduquen con el tiempo, sino a establecer planes para empezar a venderlos.

Es poco probable que las ventas se incluyan en el inicio de los planes de “normalización” del balance que se espera que los funcionarios aprueben en los próximos meses, un proceso que se llevará a cabo junto con las subidas de las tasas de interés destinadas a frenar la inflación.

Pero si la lucha contra la inflación no tiene éxito lo suficientemente rápido, algunos funcionarios de la Fed quieren un “Plan B” que se aventuraría en un nuevo territorio y utilizaría las ventas de valores respaldados por hipotecas (MBS, por su sigla en inglés) para elevar las tasas de las hipotecas sobre viviendas.

El banco central de Estados Unidos puede utilizar esa vía para reducir la inflación, porque mantiene bajos los precios de las viviendas y deja menos espacio en los presupuestos de los hogares para otros gastos.

Los funcionarios de la Fed discutieron la posibilidad de vender MBS en su reunión de política monetaria del 25-26 de enero, y “muchos participantes” dijeron que podría ser apropiado “en algún momento en el futuro”, mostraron el miércoles las minutas de la reunión.

Los costos de los préstamos para la vivienda ya están aumentando rápidamente, con la tasa de contrato promedio en una hipoteca de tasa fija a 30 años que salta por encima del 4% este mes por primera vez desde 2019, según la Asociación de Banqueros Hipotecarios.

Incluso antes de la primera subida de tasas de la Fed que se espera que se produzca el mes que viene o de que venza el primer bono de su cartera sin reemplazarlo, ese tipo de interés clave para el consumidor ha subido un punto porcentual completo en menos de seis meses.

Aun así, las existencias de 2,7 billones de dólares en MBS de la Reserva Federal actúan como ancla de las tasas de interés en ese mercado, impidiendo que sean aún más altos, y algunos funcionarios sostienen que la huella del banco central puede tener que reducirse más rápido de lo que lo haría naturalmente.

Ese proceso, el de los valores que salen del balance a medida que van venciendo, es especialmente lento e imprevisible en el caso de los MBS y puede llevar más tiempo cuando los tipos suben.

“Todavía mantengo esa opción abierta en los escenarios en los que la inflación no se modera de la manera que esperábamos y vamos a tener que ser un poco más duros”, declaró a Reuters a principios de febrero el presidente de la Fed de San Luis, James Bullard.

Y en declaraciones a la CNBC esta semana, Bullard dijo que es partidario de comenzar la reducción del balance en el segundo trimestre de este año mediante el enfoque pasivo y luego utilizar las ventas de activos como “plan B” si es necesario para “acelerar el ritmo”.

DECIDIR LA ESTRATEGIA DE SALIDA

Los inversores están deseosos de saber cómo va a deshacerse la Reserva Federal de más de 8 billones de dólares en MBS y valores del Tesoro, una cartera que se duplicó durante la pandemia del coronavirus cuando el banco central se hizo con los activos para estabilizar los mercados y la economía.

Las compras de bonos han sido durante mucho tiempo un aspecto controvertido de la política monetaria, en parte debido a los interrogantes que persisten en torno a la estrategia de salida, ya que algunos críticos argumentan que la venta de valores cuando las tasas de interés están subiendo puede hacer que el banco central pierda dinero. Los precios de los bonos caen cuando las tasas de interés suben y viceversa.

La Fed evitó la venta de bonos cuando redujo por última vez el balance entre 2017 y 2019. Los responsables de la política monetaria quieren confiar principalmente en esa estrategia esta vez también, según los principios publicados el mes pasado.

Pero algunos funcionarios y analistas de la Fed dicen que ese enfoque pasivo podría quedarse corto. Bullard y la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, están entre los que han señalado la alta inflación como una preocupación.

Las ventas también pueden ser necesarias para ayudar a la Fed a cumplir su objetivo de pasar a una cartera compuesta mayormente por valores del Tesoro a largo plazo, dijo recientemente la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester.

Parte del problema radica en las tenencias de hipotecas de la Fed, que se espera que salgan de su balance más lentamente que sus tenencias de bonos del Tesoro una vez que se inicie la reducción de la cartera.

Por ejemplo, unos 2,5 billones de dólares de las tenencias en bonos del Tesoro de la Fed tienen vencimientos cortos y vencerían en los próximos tres años, según un análisis del equipo de renta fija del Centro Schwab de Investigación Financiera. Pero es difícil saber exactamente cuánto tiempo tardarán las tenencias hipotecarias de la Fed en salir del balance, dicen los analistas.

Una parte de los valores se amortiza anticipadamente cuando la gente vende sus casas o refinancia sus préstamos, lo que les lleva a pagar sus hipotecas antes de la fecha de vencimiento inicial. Y normalmente se necesita tiempo para que los MBS salgan del balance de forma natural.

Entre octubre de 2017 y septiembre de 2017, la Fed limitó las reducciones mensuales a 50.000 millones de dólares, pero la disminución real fue normalmente mucho menor que eso. Las autoridades quieren moverse más rápido esta vez, pero les preocupa que las tenencias hipotecarias de la Fed permanezcan por más tiempo, particularmente cuando las tasas hipotecarias están aumentando.

Esto se debe a que menos personas refinancian sus hipotecas cuando las tasas suben, lo que frena la tasa de prepago de los préstamos, dijo Kathy Jones, estratega jefe de renta fija del Centro Schwab de Investigación Financiera.

De hecho, puede que eso ya esté ocurriendo. Los datos de la MBA muestran que los volúmenes de solicitudes de refinanciación están en el nivel más bajo de los últimos dos años y su proporción de todas las solicitudes de hipotecas es la más baja desde julio de 2019.

Los funcionarios de la Fed están actualmente haciendo cálculos sobre cuánto tiempo podría tomar para que las tenencias de hipotecas se agoten en la cartera y no se han tomado decisiones, dijo Mester.

Pero es posible que la Fed quiera abordar la posibilidad de la venta de activos desde el principio, cuando comience a proporcionar orientación sobre sus planes para el balance, dijo Jones.

“Querrán abordar la cuestión de un modo u otro”, dijo Jones.