This content is not available in your region

EEUU dice que Rusia está al borde de atacar a Ucrania tras petición de ayuda de separatistas

Reino Unido impedirá que Rusia venda deuda soberana en Londres
Reino Unido impedirá que Rusia venda deuda soberana en Londres   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Pavel Polityuk y Polina Nikolskaya

KIEV/DONETSK, 23 feb -El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que cree que Rusia invadirá Ucrania en cuestión de horas, después de que los separatistas pidieron el miércoles ayuda a Rusia para repeler una “agresión” y mientras explosiones sacudían la secesionista ciudad oriental de Donetsk.

Blinken dijo a NBC News que espera que las fuerzas rusas ataquen Ucrania durante la noche, aunque todavía mantiene la esperanza de que la diplomacia saque a Europa del borde de la guerra.

“Todo parece estar en su lugar para que Rusia se involucre en una gran agresión contra Ucrania”, dijo Blinken en una entrevista, añadiendo que no podía ser preciso sobre la hora o el lugar.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debatirá sobre Ucrania el miércoles por la noche, dijeron diplomáticos, en la segunda reunión nocturna del organismo de 15 miembros sobre la crisis esta semana. Ucrania solicitó la reunión, respaldada por Estados Unidos y otros cinco miembros del Consejo, luego de que los separatistas solicitaron la ayuda rusa.

Horas después de que los sepratistas emitieran su petición, se escucharon al menos cinco explosiones en la ciudad de Donetsk, controlada por los separatistas, en la madrugada del jueves, según un testigo de Reuters. Cuatro camiones militares fueron vistos dirigiéndose al lugar de los hechos, pero se desconoce la causa de las explosiones.

El miércoles se vieron caravanas de equipo militar, incluidos nueve tanques, que se dirigían a Donetsk desde la frontera rusa, según un testigo de Reuters.

Los ataques de artillería se han intensificado en el este, donde el presidente ruso, Vladimir Putin, ha reconocido dos regiones separatistas como independientes y ha ordenado el despliegue de lo que ha llamado fuerzas de paz, una medida que Occidente califica como el inicio de una invasión.

Pero todavía no había ninguna indicación clara de si Putin lanzará un asalto masivo a Ucrania con las decenas de miles de tropas que ha reunido en sus fronteras. Moscú lleva tiempo negando que tenga planes de una invasión.

Los líderes de las dos zonas escindidas quieren que Putin intervenga.

“Pido ayuda para repeler la agresión militar del régimen ucraniano contra la población de la República Popular de Donetsk”, dijo Denis Pushilin, quien encabeza la zona reconocida por Moscú como independiente, según la agencia de noticias TASS.

La Casa Blanca rechazó los comentarios como otra operación rusa de “falsa bandera”, una falsa crisis fabricada para justificar una mayor intervención militar rusa.

“Este es un ejemplo de ello”, dijo a periodistas la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. “Eso es sugerir que se sienten amenazados. ¿Por quién? Los ucranianos a los que los rusos amenazan con atacar?”.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, dijo que Moscú había aprobado una ofensiva y que no había respondido a una invitación para dialogar.

“Hoy he iniciado una conversación telefónica con el Presidente de la Federación Rusa. El resultado ha sido el silencio”, dijo.

El jefe de la ONU, Antonio Guterres, ha rechazado las denuncias de genocidio en el este de Ucrania. Según el derecho internacional, el genocidio es la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso.

Un total del 80% de los soldados reunidos están en condiciones de lanzar una invasión a gran escala sobre Ucrania, dijo un funcionario de alto rango de la defensa de Estados Unidos.

Imágenes de satélite tomadas el miércoles mostraron nuevos despliegues en el oeste de Rusia, muchos de ellos a menos de 16 kilómetros de la frontera con Ucrania y a menos de 80 kilómetros de la ciudad ucraniana de Járkov, dijo la empresa de satélites estadounidense Maxar.

Las imágenes mostraban despliegues en terreno, caravaas militares, artillería y vehículos blindados de transporte de personal con equipos de apoyo y tropas. Las imágenes no pudieron ser verificadas de forma independiente por Reuters.

El jueves comienza un estado de excepción en Ucrania de 30 días que restringe la libertad de movimiento de los reservistas reclutados, fija controles sobre los medios de comunicación e impone revisiones de documentos personales, según un borrador.

El gobierno ucraniano también ha llamado a servicio militar obligatorio a todos los hombres en edad de combatir.

SANCIONES

Si bien Occidente se ha abstenido de aplicar sanciones más severas, Estados Unidos aumentó la presión al imponer castigos a la empresa que construye el gasoducto Nord Stream 2 y a sus directivos.

Alemania congeló el martes las autorizaciones para el gasoducto, que ya se ha construido pero aún no está en funcionamiento, ante la preocupación de que pueda permitir a Moscú militarizar el suministro de energía a Europa.

El rublo se desplomó más de un 3% cuando la Unión Europea incluyó en su lista negra a los legisladores rusos, congelando sus activos y prohibiéndoles viajar. Wall Street cayó al conocerse las medidas de seguridad adoptadas por el gobierno de Ucrania.

Las páginas web del gobierno y el Estado ucraniano, que han sufrido interrupciones en las últimas semanas atribuidas por Kiev a ciberataques, volvieron a estar fuera de servicio el miércoles. Los sitios web del Parlamento, el gabinete y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania se vieron afectados.

Moscú ha calificado las advertencias de invasión como histeria antirrusa. El miércoles retiró las banderas de su embajada en Kiev, tras ordenar la evacuación de sus diplomáticos por razones de seguridad.

El Ejército ucraniano dijo que un soldado había muerto y seis habían resultado heridos por el aumento de los ataques de artillería pesada, bombas de mortero y sistemas de cohetes Grad de los separatistas prorrusos en las dos zonas escindidas en las últimas 24 horas.

Rusia ha presentado la crisis principalmente como una disputa con Occidente, exigiendo garantías de seguridad, incluida la promesa de no permitir nunca que Ucrania entre en la OTAN.

Pero el reconocimiento de las regiones separatistas fue acompañado de un lenguaje mucho más fuerte contra Ucrania, a la que Putin calificó como una construcción artificial erróneamente separada de Rusia por sus enemigos.