This content is not available in your region

¿Qué significaría para el mundo un veto de EEUU al petróleo ruso?

¿Qué significaría para el mundo un veto de EEUU al petróleo ruso?
¿Qué significaría para el mundo un veto de EEUU al petróleo ruso?   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Noah Browning, Simon Jessop y Balazs Koranyi

LONDRES, 8 mar – La posibilidad de que Estados Unidos prohíba las importaciones de petróleo ruso ha disparado el precio del crudo Brent hasta casi 140 dólares el barril, su nivel más alto desde 2008.

Rusia es el primer exportador mundial de crudo y productos petrolíferos combinados, con unos 7 millones de barriles diarios (bpd ) o el 7% de la oferta mundial. Una prohibición de este tipo no tendría precedentes, ya que dispararía los precios, que ya están por las nubes, y supondría un riesgo de choque inflacionista.

Estas son algunas de las consecuencias probables de una prohibición:

PRECIOSRÉCORD

Los Gobiernos occidentales no han sancionado directamente al sector energético ruso, pero algunos clientes ya están rehuyendo su petróleo para evitar verse envueltos en problemas jurídicos más adelante.

JP Morgan predice que el petróleo podría alcanzar un récord de 185 dólares por barril a finales de 2022 si la interrupción de las exportaciones rusas dura tanto tiempo, aunque junto con la mayoría de los analistas encuestados por Reuters el banco prevé un promedio de precio anual por debajo de los 100 dólares.

La última vez que los precios del petróleo superaron los 100 dólares fue en 2014 y los niveles alcanzados el lunes no estaban lejos de un máximo de más de 147 dólares alcanzado en julio de 2008. Se trata de una fuerte subida desde el nivel de hace dos años, cuando una caída de la demanda impulsada por el coronavirus hizo que el barril de crudo West Texas se situara por debajo de los 0 dólares, por lo que los vendedores tenían que pagar para deshacerse de él.

“Una guerra prolongada que provoque una interrupción generalizada del suministro de materias primas podría hacer que el Brent superara la barrera de 150 dólares por barril”, dijo Giovanni Staunovo, analista de materias primas de UBS.

CRISISINFLACIONARIA

Con los precios del gas natural en máximos históricos, los analistas prevén que el aumento de los costes energéticos impulse la inflación por encima del 7% a ambos lados del Atlántico en los próximos meses y merme profundamente el poder adquisitivo de los hogares.

Como regla general, cada aumento del 10% del precio del petróleo en euros aumenta la inflación de la zona euro entre 0,1 y 0,2 puntos porcentuales. Desde el 1 de enero, el crudo Brent ha subido alrededor de un 80% en euros. En Estados Unidos, cada subida de 10 dólares por barril de petróleo aumenta la inflación en 0,2 puntos porcentuales.

Además de ser un importante proveedor de petróleo y gas, Rusia es también el mayor exportador de cereales y fertilizantes del mundo y uno de los principales productores de paladio, níquel, carbón y acero. La pretensión de excluir su economía del sistema comercial afectará a un amplio abanico de sectores y aumentará los temores sobre la seguridad alimentaria mundial.

GOLPE AL CRECIMIENTO

La prohibición del petróleo ruso frenaría aún más la incipiente recuperación mundial de la pandemia de coronavirus.

Los cálculos preliminares del Banco Central Europeo (BCE) sugieren que la guerra podría recortar el crecimiento de la zona euro entre 0,3 y 0,4 puntos porcentuales este año en un escenario de referencia, y un punto porcentual en caso de choque severo.

En los próximos meses, existe un alto riesgo de estanflación, es decir, de un crecimiento escaso o mínimo unido a una inflación elevada. Sin embargo, es probable que el crecimiento de la zona euro siga siendo sólido, aunque los precios de las materias primas sean un lastre.

En Estados Unidos, la Fed estima que cada subida de 10 dólares por barril de petróleo reduce el crecimiento en 0,1 puntos porcentuales, aunque los pronósticos privados apuntan a un impacto más atenuado.

En Rusia, el daño será probablemente grande e inmediato. JPMorgan estima que su economía se contraerá un 12,5% desde su pico antes de la guerra hasta tocar suelo.

IMPACTOPARALOSBANCOSCENTRALES

Para la Reserva Federal de Estados Unidos, el impacto inflacionista ya ha sido demasiado grande y su presidente, Jerome Powell, ha dicho que los tipos de interés tienen que subir este mes, lo que aumenta la presión sobre los bancos.

Para el BCE, la urgencia de una acción monetaria es menor, ya que aún hay mano de obra disponible y sufre poca inflación interna.

“Nadie puede esperar seriamente que el BCE empiece a normalizar la política monetaria en un momento de tanta incertidumbre”, dijo Carsten Brzeski, economista de ING.

¿SUSTITUCIÓN?

Teniendo en cuenta que la demanda de combustibles fósiles se está recuperando de la pandemia, mientras la oferta en todo el mundo sigue siendo escasa, los dirigentes económicos se verán presionados para aumentar la oferta, a pesar de las promesas de apoyar la energía verde.

“A corto plazo, las iniciativas ecológicas se reducirán en un intento de revertir la contracción de la oferta de combustibles fósiles”, afirmó Susannah Streeter, analista senior de inversiones y mercados de Hargreaves Lansdown.

Las conversaciones para liberar a Irán de las sanciones internacionales se encuentran en una fase avanzada y los altos precios del petróleo van a impulsar la inversión en el esquisto (petróleo no convencional) de Estados Unidos, pero es posible que la oferta no se ponga en marcha lo suficientemente pronto como para sustituir la producción rusa.

“Los impactos potenciales de la oferta son tan grandes que no hay una forma rápida de sustituirla a medio plazo, lo que significa que el único atenuante será la inflación de los precios de estos insumos y de los productos que dependen de ellos”, dijo Alex Collins, analista corporativo senior de BlueBay Asset Management.

LA VISIÓN A LARGOPLAZO

El choque ruso-occidental podría reforzar la relación de Moscú con Pekín, pero la infraestructura energética entre ambos países es escasa.

“Aunque el Pivote hacia el Este de Rusia ha acelerado la cooperación con China a través de las infraestructuras de gas (…), todos estos desarrollos están aún en pañales en comparación con los mercados maduros de Europa”, dijo Kaho Yu, analista principal de Asia en la consultora de riesgos Verisk Maplecroft.

Las energías renovables podrían recibir un impulso a medio y largo plazo para permitir que los países se alejen de la energía rusa.

“Deberíamos aprovechar las subvenciones que ahora dedicamos al gas natural, el carbón y el petróleo y destinarlas a la generación de energías renovables, la movilidad eléctrica y la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, las bombas de calor aerotérmicas y la mejora de la eficiencia de los edificios”, dijo Wolfgang Ketter, profesor de la Escuela de Gestión de Rotterdam de la Universidad Erasmus de los Países Bajos.

“Todo lo que conduzca a la seguridad energética a largo plazo al reducir la dependencia de los combustibles fósiles”.