This content is not available in your region

Rusia, afectada por las sanciones, se encuentra al borde de un impago histórico

Russia rouble payment of USD coupons would be a sovereign default -Fitch
Russia rouble payment of USD coupons would be a sovereign default -Fitch   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Marc Jones

LONDRES, 16 mar -El coste económico del asalto de Rusia a Ucrania quedó totalmente expuesto el miércoles, cuando el Gobierno de Vladimir Putin, afectado por las sanciones, se acercaba peligrosamente a su primer impago de deuda internacional desde la revolución bolchevique.

Moscú afronta un pago de 117 millones de dólares en intereses de dos bonos soberanos denominados en dólares que había vendido en 2013. Pero los límites a los que se enfrenta ahora para realizar los pagos, y los comentarios del Kremlin de que podría pagar en rublos lo que también supondría un impago de todos modos hacen que incluso algunos inversores veteranos no tengan claro qué puede pasar.

Uno de ellos considera que se trata del pago de deuda pública más vigilado desde el impago de Grecia en plena crisis de la zona euro. Otros dijeron que un “período de gracia” de emergencia que permite a Rusia otros 30 días para realizar el pago podría alargar la saga.

“Lo que ocurre con los impagos es que nunca son claros y esto no es una excepción”, dijo el gestor de carteras de mercados emergentes de Pictet, Guido Chamorro.

“Hay un periodo de gracia, así que no vamos a saber realmente si se trata de un impago o no hasta el 15 de abril”, dijo refiriéndose a la situación si no se realiza el pago del cupón. “Puede pasar cualquier cosa en el periodo de gracia”.

Los acreedores no habían recibido los fondos al cierre de las operaciones en Londres, dijeron dos fuentes familiarizadas con la situación.

Por su parte, el ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, dijo que Moscú había realizado el pago, que había llegado al banco estadounidense corresponsal, y que ahora correspondía a Washington aclarar si era posible la liquidación.

Un impago de la deuda pública rusa era impensable hasta que comenzó la “operación militar especial” —según la denominación del Kremlin— en Ucrania a finales de febrero.

Rusia tenía cerca de 650.000 millones de dólares de reservas de divisas, codiciadas calificaciones crediticias de grado de inversión con S&P Global, Moody’s y Fitch, y estaba ganando cientos de millones de dólares al día vendiendo su petróleo y gas a precios altísimos.

Pero cuando los tanques comenzaron a adentrarse en Ucrania, Estados Unidos, Europa y sus aliados occidentales contraatacaron con sanciones sin precedentes, que congelaron dos tercios de las reservas rusas que resultaron estar en el extranjero.

“Creo que el mercado espera ahora que Rusia no haga los pagos (de los bonos)”, dijo el director de deuda de mercados emergentes de Aegon Asset Management, Jeff Grills, añadiendo que el conflicto era uno de los pocos acontecimientos de los mercados emergentes capaces de inquietar realmente a los mercados mundiales.

Esto se debe a que el papel de Rusia como uno de los principales productores de materias primas del mundo ha disparado los precios y la inflación mundial.

Al mismo tiempo, ha dejado a Rusia como un virtual estado paria, paralizado por las sanciones y viendo cómo cientos de las mayores empresas del mundo abandonan ahora el país tras decidir que su presencia allí ya no es viable.

ESCENARIOS DE IMPAGO

En cuanto a los maltrechos bonos del Estado ruso, la mayoría de ellos están cambiando de manos a sólo un 10%-20% de su valor nominal. Los dos pagos del miércoles son los primeros de varios, con otros 615 millones de dólares que vencen en lo que queda de marzo, y el primero denominado “principal” —el último pago completo de un bono— el 4 de abril por valor de 2.000 millones de dólares solamente.

Los inversores experimentados ven tres posibles escenarios para el plazo crucial del miércoles.

El primero es que Moscú pague en su totalidad y en dólares, lo que significa que los temores de impago desaparecen por el momento.

Los grandes proveedores de energía rusos, Gazprom y Rosneft, han pagado sus bonos internacionales en los últimos 10 días, por lo que todavía hay una pequeña esperanza de que se pueda hacer si Moscú considera que esto le conviene.

La segunda posibilidad es que Moscú no pague, iniciando el reloj de la cuenta atrás del periodo de gracia de 30 días hasta el impago.

También es posible una tercera opción en la que Rusia pague pero en rublos, aunque según los términos legales de los bonos eso sigue siendo equivalente a un impago. La regla de los 30 días de gracia seguiría aplicándose.

“Pude que sepamos hoy (si pagan), pero puede que no”, dijo Chamorro, de Pictet. Su empresa no es titular de los bonos, pero sí de otra deuda rusa, y cuando un país incumple el pago de uno de sus bonos suele significar que todos sus bonos “entran en estado de impago”.

“En situaciones como ésta, lo más seguro es esperar lo inesperado. No se puede descartar nada”.