This content is not available in your region

Crisis ucraniana podría reducir el crecimiento mundial en un 1% este año, según la OCDE

Crisis ucraniana podría reducir el crecimiento mundial en un 1% este año, según la OCDE
Crisis ucraniana podría reducir el crecimiento mundial en un 1% este año, según la OCDE   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

PARÍS, 17 mar – La crisis ucraniana podría restar más de un punto porcentual al crecimiento mundial este año y añadir dos puntos y medio a la inflación, estimó el jueves la OCDE, que pidió que se aumente el gasto público de forma selectiva como respuesta.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, un aumento del gasto público del orden del 0,5% del Producto Interno Bruto bien orientado podría reducir el impacto económico de la guerra a la mitad, sin subir significativamente la inflación.

Dado que Europa depende en gran medida de las importaciones de energía rusa, el impacto negativo de la guerra en la economía de la zona euro podría ser de un 1,4%, y en Estados Unidos sería de aproximadamente un 0,9%, estimó la OCDE en un análisis de las consecuencias económicas del conflicto.

Aunque Rusia y Ucrania sólo representan el 2% del PIB mundial, su impacto en los mercados de la energía y las materias primas es enorme, ya que son grandes productores de materias primas que se utilizan en todo tipo de productos, desde los catalizadores para automóviles a los fertilizantes.

Ante el aumento de los precios de la energía y de las materias primas, que ejercen una nueva presión sobre la ya de por sí elevada inflación, la OCDE señaló que los bancos centrales deberían apuntar a normalizar su política monetaria.

Añadió que los bancos centrales deberían estar preparados para intervenir en la medida en que sea necesario para mantener el funcionamiento de los mercados financieros si surgen tensiones importantes.

Ante el aumento de los costos de la energía y los alimentos, muchos gobiernos han dado subsidios a los consumidores y las empresas, y algunos han introducido controles de precios o han recortado tasas e impuestos.

La OCDE señaló que los gobiernos deben tener cuidado de que estas medidas sean temporales y específicas, y sugirió que algunos podrían considerar la posibilidad de financiar el gasto adicional mediante la imposición de impuestos sobre ganancias inesperadas.