This content is not available in your region

El cambio climático podría costar a EEUU 2 billones de dólares al año -Casa Blanca

El cambio climático podría costar a EEUU 2 billones de dólares al año -Casa Blanca
El cambio climático podría costar a EEUU 2 billones de dólares al año -Casa Blanca   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Timothy Gardner

WASHINGTON, 3 abr – Las inundaciones, los incendios y las sequías provocados por el cambio climático podrían acarrear un enorme deterioro del presupuesto federal de EEUU cada año para finales de siglo, según afirmó el domingo la Casa Blanca en su primera evaluación de este tipo.

La evaluación de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB, por sus siglas en inglés), encargada por el presidente Joe Biden el pasado mes de mayo, determinó que el impacto del cambio climático en el presupuesto para finales de siglo podría suponer una pérdida de ingresos anual del 7,1%, equivalente a 2 billones de dólares al año en dólares actuales.

“El cambio climático amenaza a comunidades y sectores de todo el país, mediante inundaciones, sequías, calor extremo, incendios forestales y huracanes (que afectan) a la economía de EEUU y a la vida de los estadounidenses de a pie”, señalaron Candace Vahlsing, dirigente de la OMB en materia de clima y ciencia, y su economista jefe, Danny Yagan, en un blog visto por Reuters antes de su publicación el lunes. “Los daños futuros podrían empequeñecer los actuales si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen sin disminuir”.

El análisis concluyó que el Gobierno federal podría gastar entre 25.000 y 128.000 millones de dólares adicionales al año en gastos tales como ayuda a las catástrofes costeras, seguros relacionados con inundaciones, cosechas y asistencia sanitaria, extinción de incendios forestales e inundaciones en instalaciones federales.

Precisamente el año pasado, una ola de calor y una sequía sin precedentes en el oeste de Estados Unidos dieron lugar a dos enormes incendios forestales que arrasaron California y Oregón y figuran entre los mayores de la historia de ambos estados.

Es probable que la grave sequía que azota partes del oeste de Estados Unidos desde mediados de 2020 persista o empeore esta primavera, según informó en marzo la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Las bases militares estadounidenses, entre ellas la base aérea de Offutt, en Nebraska, y la de Tyndall, en Florida, han sufrido daños por miles de millones de dólares en los últimos años a causa de las inundaciones y los huracanes.

La OMB dijo que el aumento de los incendios forestales podría aumentar los costes federales de supresión de incendios entre 1.550 millones de dólares y 9.600 millones de dólares anuales. Casi 12.200 edificios y estructuras federales podrían inundarse con la subida del nivel del mar, y los costes de reparación ascenderían a casi 44.000 millones de dólares.

Si no se adoptan políticas y medidas para reducir el ritmo de las emisiones de gases de efecto invernadero, las temperaturas mundiales podrían aumentar más de 2 grados centígrados (3,6F) por encima de los niveles preindustriales a finales de siglo.

La lúgubre proyección de la OMB llega horas antes de la publicación de un esperado informe del panel científico de la ONU sobre los métodos para frenar las emisiones, un documento que, según algunos científicos, podría restar importancia a ciertos escenarios potencialmente devastadores debido a su naturaleza consensuada, dado que 195 Gobiernos tuvieron que firmarlo.

Biden, un demócrata que se posicionó como un defensor de la lucha contra el cambio climático cuando asumió el cargo en enero de 2021, se ha visto obligado a apoyar el aumento de las perforaciones petrolíferas nacionales y las exportaciones de gas natural licuado a Europa mientras la guerra de Rusia contra Ucrania dispara la inflación energética.

El proyecto de ley del presidente, denominado “Reconstruir mejor”, que contenía cientos de miles de millones de dólares de financiación para luchar contra el cambio climático y apoyar la energía limpia, ha quedado estancado en el dividido Senado a causa de los republicanos y del senador demócrata conservador de Virginia Occidental, Joe Manchin, fundador y propietario parcial de una empresa privada de carbón.

Biden presentó a finales del mes pasado un plan presupuestario de 5,8 billones de dólares al Congreso centrado en la reducción del déficit, en un aparente gesto de acercamiento a Manchin, que ha dicho que no podía votar a favor del proyecto porque agravaría el déficit. El plan presupuestario de Biden pide casi 45.000 millones de dólares para hacer frente al cambio climático en el año fiscal 2023, un aumento de casi el 60% respecto al año fiscal 2021.