This content is not available in your region

Los países de la UE buscan una solución solidaria para llenar urgentemente los depósitos de gas

Los países de la UE buscan una solución solidaria para llenar urgentemente los depósitos de gas
Los países de la UE buscan una solución solidaria para llenar urgentemente los depósitos de gas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 5 abr – Los países de la Unión Europea se debaten sobre cómo llenar rápidamente sus almacenes de gas de cara al próximo invierno y compartir la carga que supone comprar rápidamente grandes reservas a los elevadísimos precios actuales.

Europa afronta una carrera para almacenar una reserva de gas suficiente antes del invierno, que le ayude a hacer frente a posibles interrupciones del suministro y a reducir la influencia de Rusia. El país sigue siendo el principal proveedor de gas de la UE, incluso cuando Europa planea eliminar gradualmente los combustibles rusos debido a la invasión de Ucrania por parte de Moscú.

La Comisión Europea propuso el mes pasado una normativa que exige a los países de la UE que llenen sus almacenes de gas al menos al 90% de su capacidad antes del 1 de noviembre de cada año a partir de 2023 y al 80% este año, adoptando “todas las medidas necesarias”, incluida la posible compensación a las empresas implicadas en la compra del gas.

Esto ha preocupado a algunos países de la UE que albergan instalaciones de almacenamiento de gas, ya que temen que sus empresas —posiblemente con apoyo estatal— se vean obligadas a comprar grandes volúmenes de gas a precios casi récord, mientras que las de los países con poco o ningún almacenamiento no lo harían.

Los Países Bajos, Austria, Hungría y Letonia son algunos de los países preocupados, según los responsables de la UE.

“Un requisito de cumplimiento uniforme del 80%/90% supondría una carga financiera excesiva para estos países en beneficio de otros”, declaró a Reuters un representante húngaro.

Llenar los depósitos de gas desde los niveles actuales del 26% al 80% costaría al menos 65.000 millones de euros (71.080 millones de dólares) a precios actuales, frente a los aproximadamente 10.000 millones de euros de años anteriores, según el grupo de expertos Bruegel.

Esos costes no se repartirían equitativamente. De los 27 países de la UE, 18 tienen instalaciones de almacenamiento de gas, de distintos tamaños. A Alemania le costaría mucho más llenar su capacidad de 245TWh, frente a los 3,6TWh de Portugal, por ejemplo.

El primer ministro neerlandés, Mark Rutte, ha dicho que los países afectados bloquearán cualquier propuesta que aumente el riesgo que supone el hecho de que si compran gas ahora para almacenarlo, podrían tener pérdidas si los precios bajan cuando vendan el gas en el futuro. Francia ha acordado aliarse con ellos para hacerlo, dijo.

“Francia dijo muy explícitamente: en esta situación, nos aseguraremos de que haya una minoría que bloquee”, dijo Rutte en una rueda de prensa tras una cumbre de dirigentes de la UE celebrada el mes pasado.

Bruselas propuso un sistema de “reparto de la carga” en el que los países que no dispongan de instalaciones de almacenamiento deberán cubrir el 15% de su consumo anual de gas recurriendo al almacenamiento en otros Estados.

Esto no ha calmado las preocupaciones, y los países están estudiando ahora sus propias propuestas, al tiempo que buscan un acuerdo rápido para garantizar que las normas se apliquen a tiempo para impulsar el almacenamiento antes del invierno. El Parlamento Europeo, que también debe aprobar las normas, votó el martes a favor de acelerar la propuesta para que las negociaciones con los Estados miembros de la UE puedan iniciarse lo antes posible.

Austria quiere que la obligación de llenado de cada país se base más en su uso real de gas, mientras que Hungría apoya la obligación de que todos los Estados miembros de la UE llenen una cantidad de almacenamiento basada en el 25% de su consumo de gas.

Decidir quién es el responsable de llenar los depósitos de gas es complejo. El gas almacenado en un país puede ser comprado y utilizado por empresas de otro Estado y, en muchos casos, las instalaciones de almacenamiento de gas en los países europeos son propiedad de empresas extranjeras, incluida la rusa Gazprom.

Mientras tanto, a los países insulares como Malta y Chipre, que no están conectados al almacenamiento de gas de otros Estados, les preocupa que se vean obligados a pagar por una reserva de suministro de gas que no utilizarían, dijeron responsables de la UE.

Otros Estados dijeron que podrían respaldar una propuesta solidaria para responder a las preocupaciones de los Estados miembros con un almacenamiento importante.

“Estamos dispuestos a desempeñar nuestro papel en favor de una mayor solidaridad transfronteriza”, declaró Claude Turmes, ministro de Energía de Luxemburgo, que no dispone de almacenamiento propio.

(1 dólar = 0,9144 euros)