This content is not available in your region

La UE propone medidas contra la contaminación en industria y ganadería

EU watchdog to define 'greenwashing' as sustainable funds rocket
EU watchdog to define 'greenwashing' as sustainable funds rocket   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 5 abr – Las fábricas y las minas europeas tendrán que someterse a límites de contaminación más estrictos para obtener el permiso de explotación, según las normas propuestas por la Comisión Europea el martes, que también limitarán las emisiones de las explotaciones ganaderas que provocan el calentamiento del planeta.

La contaminación industrial que degrada la naturaleza y perjudica la salud humana supone para Europa un perjuicio de miles de millones de euros al año, según estimaciones de la propia Unión Europea.

Bruselas propuso el martes una actualización de las normas de la UE que cubren la contaminación de 30.000 instalaciones industriales, entre ellas centrales eléctricas, incineradoras de residuos, vertederos y fábricas de cemento, además de 20.000 explotaciones ganaderas.

Las normas obligan a los países a conceder permisos solo a las instalaciones que cumplan las normas sobre eliminación de residuos y los límites de emisión de gases contaminantes como el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno.

Los Estados han tendido a hacer cumplir los límites más débiles, y el 80% de los permisos de las instalaciones industriales utilizan los topes de contaminación menos ambiciosos permitidos por las normas. La nueva propuesta exige a las autoridades que apliquen los “valores límite de emisión más estrictos posibles”.

Además, añade por primera vez la ganadería a la normativa, mientras que se incluirán más explotaciones porcinas y avícolas, lo que significa que se cubrirá el 43% de las emisiones ganaderas de la UE de metano, un potente gas de efecto invernadero.

Además, se añadirían los cerca de 850 emplazamientos europeos de extracción de minerales industriales —incluidos el níquel y el litio— y las fábricas de baterías a gran escala, de las que la UE espera construir varias decenas para satisfacer la demanda de vehículos eléctricos.

El bufete de abogados ClientEarth, especializado en medio ambiente, criticó la propuesta por no establecer un límite firme a las emisiones totales de las industrias, como se hace en el mercado de carbono de la UE, la principal herramienta del bloque para reducir las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas y la industria.

Las normas deben ser negociadas por los Estados miembros de la UE y el Parlamento Europeo, y probablemente no se aplicarán a los nuevos sectores hasta 2027.

Los operadores cuyas instalaciones infrinjan las normas podrían enfrentarse a multas y a la suspensión de sus permisos. Los Estados también estarán obligados a garantizar que los ciudadanos puedan reclamar una indemnización por los daños que sufran a causa de las infracciones.

Otra propuesta de la UE eliminaría más rápidamente los gases fluorados de efecto invernadero que se encuentran en los frigoríficos, aparatos de aire acondicionado y aerosoles, el tipo de emisiones más duraderas que calientan el planeta.