This content is not available in your region

Los pedidos industriales alemanes cayeron más de lo previsto en febrero

Los pedidos industriales alemanes cayeron más de lo previsto en febrero
Los pedidos industriales alemanes cayeron más de lo previsto en febrero   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BERLÍN, 6 abr -Los pedidos industriales alemanes cayeron más de lo esperado en febrero debido a una menor demanda del exterior, según datos publicados el miércoles, ya que la escasez de suministros y los desbocados precios de la energía presionaron a la actividad manufacturera, mientras que la invasión de Ucrania por parte de Rusia enturbia las perspectivas.

Los pedidos de bienes industriales cayeron un 2,2% respecto al mes anterior, en términos desestacionalizados, tras un aumento revisado al alza del 2,3% en enero, según las cifras de la Oficina Federal de Estadística.

Un sondeo de Reuters entre los analistas había apuntado a una caída del 0,2% en el mes de febrero.

El desglose de los datos mostró que los pedidos al exterior cayeron un 3,3%, mientras que la demanda de bienes intermedios y de capital descendió un 1,9% y un 2,8% respectivamente. Los pedidos de bienes de consumo subieron un 0,7%.

“La caída de los pedidos en febrero debe considerarse teniendo en cuenta la fuerte subida del mes anterior”, dijo el Ministerio de Economía alemán en un comunicado. “El impacto de la guerra de Rusia en Ucrania apenas se refleja en los datos. Sin embargo, la guerra está provocando una gran incertidumbre, especialmente sobre la demanda futura”.

Joerg Kraemer, economista jefe de Commerzbank AG, dijo en una nota que la caída no es un “drama” al producirse tras un fuerte aumento de la demanda en enero, pero que los principales retos para los fabricantes son la escasez de materia prima y los cuellos de botella en el suministro.

“En los próximos meses, el reto para la industria manufacturera será menos sobre la demanda y más sobre la disponibilidad de materias primas, que ha empeorado dada la guerra en Ucrania y las rígidas normas de confinamiento (COVID-19) en China”.