This content is not available in your region

Hungría rompe filas con la UE y se declara dispuesta a pagar el gas ruso en rublos

Hungría rompe filas con la UE y se declara dispuesta a pagar el gas ruso en rublos
Hungría rompe filas con la UE y se declara dispuesta a pagar el gas ruso en rublos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Krisztina Than y Gergely Szakacs

BUDAPEST, 6 abr – Hungría dijo el miércoles que está dispuesta a pagar rublos por el gas ruso, rompiendo filas con la Unión Europea, que ha buscado un frente unido para oponerse a la exigencia de Moscú de que los abonos se efectúen en esa moneda.

Hungría pagará los envíos en rublos si Rusia se lo pide, dijo el primer ministro Viktor Orbán en una conferencia de prensa el miércoles en respuesta a una pregunta de Reuters.

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió a Europa de que se arriesga a que le corten el suministro de gas si no paga en rublos, en represalia por las sanciones occidentales por la invasión de Ucrania por parte de Moscú.

A falta de pocas semanas para el vencimiento de las facturas, la Comisión Europea ha dicho que los que tienen contratos que exigen el pago en euros o en dólares deben atenerse a ello.

El ministro húngaro de Relaciones Exteriores, Peter Szijjarto, afirmó con anterioridad que las autoridades comunitarias no tienen “ningún papel” que desempeñar en su acuerdo de suministro de gas con Rusia, basado en un contrato bilateral entre unidades de la empresa estatal húngara MVM y de Gazprom.

Hungría ha sido uno de los pocos estados miembros de la UE que ha rechazado las sanciones energéticas contra Moscú en respuesta a la invasión, que Rusia califica de “operación militar especial”.

Orbán, cuyo gobierno mantiene estrechos lazos comerciales con Moscú desde hace más de una década, llegó al poder para un cuarto mandato consecutivo en las elecciones del domingo, en parte gracias a la promesa de preservar la seguridad del suministro de gas para los hogares húngaros.

Mientras que la exigencia de Putin ha levantado ampollas en muchas capitales europeas, sus gobiernos que dependen de Rusia para más de un tercio de su gas en promedio están discutiendo la cuestión con las empresas energéticas.

El lunes, Eslovaquia dijo que actuará al unísono con la UE, mientras que la empresa de gas dominante en Polonia, PGNiG, ha mantenido que su contrato original con Gazprom, que expira a finales de este año, es vinculante para ambas partes.

En Austria, la firma energética OMV dijo el viernes que tuvo un contacto inicial con Gazprom sobre el pago del gas natural en rublos, aunque el gobierno de Viena dijo que no existe base para hacer los abonos en otra moneda que no sea el euro o el dólar.

La UE no ha impuesto hasta ahora sanciones al petróleo y el gas procedentes de Rusia, pero se prepara para proponer una prohibición de las importaciones de carbón y otros productos.

La intención de la Comisión Europea de “que haya algún tipo de respuesta común por parte de los países que importan gas ruso” no se consideró necesaria, dijo Szijjarto, añadiendo que los países firmaron de forma individual contratos bilaterales “y nadie puede opinar sobre cómo modificar nuestro propio contrato”.

Hungría, que depende en gran medida de las importaciones rusas de gas y petróleo, firmó el año pasado un nuevo acuerdo de suministro de gas a largo plazo, según el cual Gazprom deberá enviar 4.500 millones de metros cúbicos de gas al año.

Asimismo, Putin ha discutió el miércoles con su homólogo serbio Aleksandar Vucic la ampliación de la cooperación económica de Moscú con Belgrado, incluso en el sector energético.