This content is not available in your region

La OPEP recorta la previsión de demanda mundial de petróleo para 2022 por el conflicto en Ucrania

OPEC tells EU it's not possible to replace potential Russian oil supply loss
OPEC tells EU it's not possible to replace potential Russian oil supply loss   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Alex Lawler

LONDRES, 12 abr – La OPEP recortó el martes su previsión de crecimiento de la demanda mundial de petróleo en 2022, citando el impacto de la invasión rusa de Ucrania, el aumento de la inflación al dispararse los precios del crudo y el resurgimiento de la variante ómicron del coronavirus en China.

En su informe mensual, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) afirmó que la demanda mundial aumentará en 3,67 millones de barriles diarios (bpd) en 2022, lo que supone una reducción de 480.000 bpd respecto a su anterior previsión.

La invasión rusa de Ucrania en febrero disparó los precios del petróleo por encima de los 139 dólares el barril, el más alto desde 2008, lo que agravó las presiones inflacionistas.

Desde entonces, el crudo ha bajado, ya que Estados Unidos y otros países han anunciado planes para recurrir a sus reservas estratégicas de crudo con el fin de aumentar la oferta, pero sigue por encima de los 100 dólares.

“Aunque se prevé que tanto Rusia como Ucrania se enfrenten a una recesión en 2022, el resto de la economía mundial también se verá profundamente afectada”, dijo la OPEP en el informe.

“La fuerte subida de los precios de las materias primas, junto con los actuales cuellos de botella en la cadena de suministro y los atascos logísticos relacionados con el COVID-19 en China y otros lugares, están alimentando la inflación mundial”, agregó.

Aun así, se espera que el consumo mundial de petróleo supere la marca de los 100 millones de bpd en el tercer trimestre, tal y como prevé la OPEP. Sobre una base anual, el bloque asegura que el mundo utilizó por última vez más de 100 millones de bpd de petróleo en 2019.

La OPEP y un grupo de aliados liderado por Rusia y conocido como OPEP+, están deshaciendo los recortes de producción récord establecidos en 2020 y han rechazado la presión occidental para aumentar el bombeo a un ritmo más rápido.