This content is not available in your region

Tesla y otras empresas preparan la reanudación de la actividad en Shanghái

Tesla y otras empresas preparan la reanudación de la actividad en Shanghái
Tesla y otras empresas preparan la reanudación de la actividad en Shanghái   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

SHANGHÁI, 18 abr – Una serie de empresas, entre las que se encuentra la estadounidense Tesla, comenzaron a prepararse para reabrir sus fábricas en Shanghái el lunes, ya que la ciudad aceleró sus medidas para salir de un confinamiento por el COVID-19 que ha obligado a la mayoría de las empresas en el centro económico de China a cerrar durante casi tres semanas.

Tesla ha llamado a los trabajadores a su fábrica para preparar el reinicio de las actividades, dijeron dos fuentes a Reuters. Añadieron que, aunque el fabricante de automóviles estadounidense tenía inicialmente la intención de reanudar un turno de producción el lunes, ahora pretende hacerlo el martes. Una de las fuentes dijo que una de las razones es que un proveedor tenía problemas de logística.

Tesla no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios de Reuters.

SAIC Motor, el socio chino de Volkswagen y General Motors, dijo que comenzará a probar sus planes de reanudación de la producción el lunes.

Mientras tanto, Shanghái pretende detener la propagación del COVID-19 fuera de las zonas en cuarentena para el miércoles, según fuentes citadas por Reuters el domingo, lo que permitiría una mayor relajación de su confinamiento. Para alcanzar este objetivo, se están intensificando las pruebas y el traslado de los casos positivos y sus contactos estrechos a centros de aislamiento.

El confinamiento ha paralizado los negocios en la ciudad más poblada de China, mientras que las restricciones están afectando las cadenas de suministro mundiales y haciendo mella en la segunda economía más grande del mundo durante un año clave para el presidente chino, Xi Jinping, que se espera que consiga un tercer mandato en otoño.

Los residentes, cansados del confinamiento, se quejan de las dificultades que para muchos de ellos suponen la pérdida de ingresos, la separación de las familias y las malas condiciones de los centros de cuarentena.

Aunque Shanghái había dicho anteriormente que las empresas podían permanecer abiertas si lograban aislar a sus trabajadores en el lugar mediante una “gestión de circuito cerrado”, esto ha resultado oneroso para muchas, como Tesla y Volkswagen, que cerraron sus plantas el 1 de abril.

E incluso si los trabajadores estuvieran dispuestos a permanecer en el lugar, la obtención de suministros se ha vuelto difícil después de que las ciudades cercanas a Shanghái aplicaran sus propias restricciones frente al COVID-19 y que el transporte de camiones se haya visto gravemente interrumpido.