This content is not available in your region

El Banco de Japón defiende su objetivo con compras ilimitas de bonos a 10 años

BOJ will prepare 'thoroughly' for possible launch of digital yen -Kuroda
BOJ will prepare 'thoroughly' for possible launch of digital yen -Kuroda   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Junko Fujita

TOKIO, 20 abr – El Banco de Japón ofreció el miércoles comprar una cantidad ilimitada de bonos del Estado japonés (JGB, por sus siglas en inglés) a 10 años al 0,25%, en su tercera medida de este tipo desde febrero para defender su objetivo de rentabilidad.

El rendimiento del JGB a 10 años subía hasta el 0,25% en las primeras operaciones de la sesión japonesa, el límite superior de su objetivo de alrededor del cero por ciento.

La subida de los rendimientos se produjo mientras el yen se debilitaba bruscamente hasta alcanzar mínimos de dos décadas frente al dólar estadounidense, en medio de una incesante ampliación de los diferenciales de rendimiento entre Japón y Estados Unidos, lo que lleva a los mercados a poner a prueba el compromiso del banco central japonés con su política monetaria ultrablanda de control de la curva de rendimiento.

El rendimiento de referencia del Tesoro de EEUU a 10 años subía al máximo desde finales de 2018, al 2,981%, en las operaciones de Tokio el miércoles, mientras que el rendimiento equivalente del JGB se mantenía en el 0,25% a partir de las 0500 GMT.

“El Banco de Japón no tiene otra opción que seguir ofreciendo compras ilimitadas de JGB“, dijo Takafumi Yamawaki, jefe de investigación de renta fija de Japón en JPMorgan Securities.

“Si el banco central permite que los rendimientos de los bonos a 10 años sigan subiendo, su mensaje al mercado sería poco claro”.

La orientación del Banco de Japón es que permitirá que el rendimiento a 10 años se mueva con flexibilidad en torno a su objetivo del 0% siempre que se mantenga por debajo del límite superior del 0,25%. En febrero y marzo ofreció comprar cantidades ilimitadas de bonos a 10 años al 0,25%.

Dado que la economía japonesa sigue siendo débil y la inflación es modesta, el Banco de Japón ha insistido en su decisión de mantener la política monetaria ultra flexible, incluso cuando la Reserva Federal de Estados Unidos parece dispuesta a subir los tipos de forma agresiva para frenar la subida de los precios.

El yen se hundía el miércoles hasta los 130 por dólar, un nivel no visto desde hace dos décadas, lo que aumenta el riesgo de una intervención directa, en la que el banco central japonés compraría grandes cantidades de yenes en el mercado abierto con sus reservas de divisas. 

La última vez que Japón intervino para apoyar su moneda fue en 1998, cuando la crisis financiera asiática provocó una venta de yenes y una rápida salida de capitales de la región.