This content is not available in your region

Guerra Ucrania muestra "fin de globalización tal y como la conocemos", dice Gentiloni

Leading Putin ally predicts Mariupol victory on Thursday
Leading Putin ally predicts Mariupol victory on Thursday   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Jan Strupczewski

WASHINGTON, 21 abr – La guerra en Ucrania ha mostrado las limitaciones del enfoque alemán de décadas de intentar cambiar a Rusia a través del comercio y augura el fin de la globalización tal y como la conocemos, dijo el jueves el Comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni.

En su intervención en el Instituto Peterson de Washington, Gentiloni dijo que la invasión rusa de Ucrania también reconfiguraría las alianzas mundiales y pondría más presión en las cadenas de suministro mundiales, ya frágiles tras dos años de pandemia.

“La noción de ‘Wandel durch Handel’, de provocar el cambio a través del comercio, ha mostrado sus limitaciones”, sostuvo Gentiloni, refiriéndose a la política de Alemania hacia los Estados de Europa del Este iniciada a principios de la década de 1970.

“Tenemos que replantearnos nuestras relaciones con los regímenes autocráticos y reforzar nuestros vínculos con socios afines”, agregó.

Durante décadas, Alemania ha mantenido estrechos lazos económicos con Moscú, haciéndose muy dependiente de su gas, petróleo y carbón, una política que ahora dificulta que Europa deje de comprar energía rusa y, por tanto, deje de financiar indirectamente la invasión rusa de Ucrania.

“Esta crisis también supondrá el fin de la globalización tal y como la hemos conocido y remodelará las alianzas mundiales”, dijo Gentiloni.

“La guerra y sus consecuencias incluidas las sucesivas rondas de sanciones que la UE y Estados Unidos han impuesto a Rusia están exacerbando las presiones sobre las ya tensas cadenas de suministro mundiales”, destacó.

Gentiloni dijo que la invasión también obligó a la UE a aumentar el gasto en defensa, además de la ya importante inversión prevista en la lucha contra el cambio climático y la adaptación de la economía a la era digital.

Este gasto podría tener que reflejarse en las normas fiscales de la UE que ahora se están revisando, dijo, y posiblemente en algún nuevo endeudamiento conjunto, posiblemente siguiendo el modelo del fondo de recuperación post-pandemia de 800.000 millones de euros de deuda conjunta.

“Estamos hablando de movilizar cientos de miles de millones de inversiones adicionales cada año. Aunque la mayor parte de estas inversiones deberán proceder del sector privado, su financiación requerirá un marco de normas fiscales más favorable y, potencialmente, nuevas herramientas a nivel europeo”, dijo.

Alemania y otros países del norte de Europa se oponen firmemente a este nuevo endeudamiento conjunto.