This content is not available in your region

Europa debe utilizar la política fiscal, no la monetaria, para hacer frente a guerra de Ucrania: FMI

Gazprom has not booked Yamal-Europe gas pipeline capacity for May
Gazprom has not booked Yamal-Europe gas pipeline capacity for May   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BRUSELAS, 22 abr – Los gobiernos europeos deberían hacer frente a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania a través de la política fiscal, para permitir que la política monetaria se normalice ante la elevada inflación, dijo el viernes el Fondo Monetario Internacional.

En sus perspectivas económicas regionales para Europa, el FMI dijo que una guerra prolongada en Ucrania aumentaría el número de refugiados que huyen a Europa, agravaría los cuellos de botella en la cadena de oferta, añadiría presiones a la inflación y profundizaría las pérdidas de producción.

El mayor riesgo, según el informe, es que Rusia deje de suministrar repentinamente petróleo y gas a Europa, lo que provocaría importantes pérdidas de producción, especialmente en Europa central y del este.

El informe señala que, para el conjunto de la Unión Europea, el cese total de las importaciones rusas de petróleo y gas podría suponer una pérdida del 3% del PIB en 2023, con un impacto individual que variaría en función del grado de dependencia de las importaciones rusas.

“La política fiscal es más adecuada que la política monetaria para hacer frente a los nuevos choques”, dice el informe del FMI.

“Debe permitirse que los estabilizadores fiscales automáticos funcionen libremente, mientras se asigna un gasto adicional para el apoyo humanitario a los refugiados y para las transferencias a los hogares de bajos ingresos y a las empresas vulnerables, pero viables”, dijo.

La inflación en los 19 países que comparten el euro ha alcanzado máximos históricos del 7,4% interanual en marzo, según los últimos datos, principalmente por la subida de los precios del petróleo y el gas. El Banco Central Europeo quiere mantener la inflación en el 2% y ha señalado que empezará a endurecer su política monetaria en julio.

“Con la inflación muy por encima de los objetivos, la política monetaria debería mantener el rumbo hacia la normalización”, dijo el FMI.

“El ritmo de retirada del estímulo monetario debería variar en función de las circunstancias económicas, procediendo más rápidamente cuando las expectativas de inflación corran el riesgo de desanclarse. Es importante que los responsables de la política monetaria eviten la aparición de espirales de precios y salarios”, dijo el FMI.

El FMI pronosticó a principios de esta semana que, debido a la invasión rusa de Ucrania, el crecimiento económico de los 19 países que comparten el euro sería del 2,8% en 2022, 1,1 puntos porcentuales menos que su previsión de enero.

El crecimiento de la zona euro se ralentizará aún más, al 2,3% el próximo año, según las previsiones del FMI, 0,2 puntos menos de lo previsto en enero.