This content is not available in your region

La guerra en Ucrania perturbará el precio de alimentos y combustible por al menos tres años -Banco Mundial

La guerra en Ucrania perturbará el precio de alimentos y combustible por al menos tres años -Banco Mundial
La guerra en Ucrania perturbará el precio de alimentos y combustible por al menos tres años -Banco Mundial   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Maytaal Angel

LONDRES, 26 abr – Las perturbaciones mundiales en los precios de los alimentos y los combustibles, relacionadas con la guerra entre Rusia y Ucrania, se prolongarán al menos hasta finales de 2024 y aumentarán el riesgo de estanflación, según afirma el Banco Mundial en su último informe sobre las perspectivas del mercado de materias primas.

En su primer análisis exhaustivo del impacto de la guerra en los mercados de materias primas, el banco, que concede préstamos y subvenciones a países de ingresos bajos y medios, dijo que el mundo se enfrenta a la mayor crisis de precios de las materias primas desde la década de 1970.

La crisis se ve agravada por las restricciones en el comercio de alimentos, combustibles y fertilizantes, que están exacerbando las ya elevadas presiones inflacionistas en todo el mundo.

“Los dirigentes económicos deben aprovechar todas las oportunidades para aumentar el crecimiento económico en su país y evitar acciones que perjudiquen a la economía mundial”, dijo Indermit Gill, Vicepresidente del Banco Mundial para el Crecimiento Equitativo, las Finanzas y las Instituciones.

Rusia es el mayor exportador de gas natural y fertilizantes del mundo, y el segundo de petróleo crudo. Junto con Ucrania, representa casi un tercio de las exportaciones mundiales de trigo, el 19% de las de maíz y el 80% de las de aceite de girasol.

La producción y las exportaciones de estos y otros productos básicos se han visto interrumpidas desde la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

Como resultado, el Banco Mundial espera que los precios de la energía suban más del 50% en 2022, antes de suavizarse en 2023 y 2024, mientras que se prevé que los precios no energéticos, incluidos los de la agricultura y los metales, suban casi un 20% en 2022 antes de moderarse.

El banco afirmó que los precios de las materias primas sólo retrocederán ligeramente y se mantendrán muy por encima de la media más reciente de cinco años a medio plazo.

“En caso de una guerra prolongada, o de sanciones adicionales (occidentales) a Rusia, los precios podrían ser aún más altos y más volátiles de lo que se prevé actualmente”, dijo.

En cuanto a las respuestas políticas a la crisis, el banco señaló los recortes fiscales y las subvenciones, que tienden a exacerbar la escasez de oferta y la subida de precios, y pidió en cambio programas de alimentación escolar, así como transferencias de efectivo y programas de empleo público para los grupos desfavorecidos.