This content is not available in your region

Los más pobres confían menos en el BCE, según un estudio

Los más pobres confían menos en el BCE, según un estudio
Los más pobres confían menos en el BCE, según un estudio   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

FRÁNCFORT, 27 abr – Los hogares más pobres confían menos en el Banco Central Europeo, sobre todo en los países en los que la desigualdad de ingresos es mayor, según mostró el miércoles un estudio del BCE.

El BCE y muchos de los principales bancos centrales del mundo han sido criticados por sus políticas de bajos tipos de interés y compras masivas de bonos durante la última década.

Con el objetivo de evitar la deflación tras la crisis financiera mundial, se ha culpado a estas políticas del aumento de los precios de la vivienda —que ha excluido a los hogares más pobres del mercado inmobiliario— y, más recientemente, del repentino aumento de los precios al consumo.

En su estudio, los economistas del BCE constataron que la confianza en el BCE, los bancos centrales nacionales y la Comisión Europea era más baja entre los hogares de la zona del euro que ganan menos de 20.000 euros al año o que consideran que la desigualdad es demasiado grande

Un estudio realizado en seis países de la zona del euro reveló que la confianza en el BCE, el Parlamento Europeo y la Comisión aumentaba con los ingresos de los hogares.

“Esta relación es clara frente a las diferencias de edad, género, nivel educativo y situación laboral”, escribieron los autores Stephanie Bergbauer, Alessandro Giovannini y Nils Hernborg.

La relación se muestra más fuerte en Italia, donde la desigualdad es mayor, y más débil en los Países Bajos, más igualitarios.

El estudio también encontró una relación entre la desigualdad de un país, medida por los coeficientes de Gini (que toman su nombre del estadístico italiano Corrado Gini) de los ingresos después de los impuestos, y el grado de confianza de los ciudadanos en el BCE.

En otros informes publicados esta semana, el BCE descubrió que los hogares con los ingresos más bajos eran los más afectados por el reciente aumento de los precios de la energía.

Esto ha hecho subir la inflación hasta un récord del 7,4% en la zona euro el mes pasado, superando ampliamente las propias estimaciones del BCE y alimentando las críticas al banco central por parte de algunos comentaristas y políticos.