This content is not available in your region

Casi uno de cada tres jefes del BCE es alemán, mientras Francia se rezaga

Casi uno de cada tres jefes del BCE es alemán, mientras Francia se rezaga
Casi uno de cada tres jefes del BCE es alemán, mientras Francia se rezaga   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

FRÁNCFORT, 28 abr – Uno de cada tres directivos del Banco Central Europeo es alemán, lo que da al país anfitrión del BCE una representación mayor de lo que su tamaño podría implicar, según mostraron el jueves los datos del BCE.

El primer desglose del BCE de su personal y directivos por nacionalidad también mostró que Francia, que es el segundo país más grande de la zona del euro, estaba subrepresentada en el banco central de la eurozona, que ha sido dirigido por la francesa Christine Lagarde desde 2019.

El organigrama, publicado como parte del informe anual del BCE y que se reproduce a continuación, muestra que los alemanes representan el 31,3% de los directivos y el 27,7% de los aproximadamente 4.000 empleados de la institución con sede en Fráncfort.

Esta cifra está por encima del 21,4% de la participación del país en el capital del BCE, que se basa en el tamaño de la economía de un país, así como en su población, y que el banco central utiliza a la hora de asignar los beneficios y el arsenal financiero.

“Las cifras actualizadas se facilitarán anualmente en este informe”, dijo el BCE.

Con el 10,8% de los directivos y el 7,2% del personal del BCE, Francia se sitúa por debajo de su propia participación del 16,6% en el BCE, quedando incluso por detrás de Italia y España en cuanto a representación en los niveles superiores.

Sin embargo, algunos países más pequeños, como Portugal e Irlanda, se sitúan por encima de su peso.

Los británicos seguían representando el 4,6% de todos los empleados del BCE y el 3,8% de los directivos a finales del año pasado, a pesar de que Reino Unido dejara la UE en 2020, probablemente porque se habían incorporado al banco central antes del Brexit.

Solo los ciudadanos de la UE pueden ingresar en el BCE, independientemente de que su país utilice el euro como moneda