This content is not available in your region

Polonia dice que hay que penalizar a los países que pagan el gas ruso en rublos

Poland and Bulgaria face Russian gas cut as Ukraine crisis escalates
Poland and Bulgaria face Russian gas cut as Ukraine crisis escalates   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

VARSOVIA, 28 abr – La Unión Europea debería penalizar a los países que utilizan rublos para pagar el gas ruso, dijo la ministra de Clima de Polonia, tras la decisión de Moscú de cortar el suministro a Polonia y Bulgaria por su negativa a hacerlo.

Los Estados miembros de la UE parecen divididos sobre cómo pueden seguir pagando por el gas sin incumplir las sanciones europeas impuestas por la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero. Muchos países europeos siguen dependiendo en gran medida de las importaciones de energía rusa.

Polonia, uno de los más firmes defensores de las sanciones punitivas contra Moscú, dice que el bloque debería prohibir totalmente las compras de gas ruso.

“Hoy en día lo que falta son sanciones totales sobre el gas, eso resolvería el problema con Gazprom, el problema de seguir las sanciones al 100%. Esperamos esas sanciones”, declaró Anna Moskwa, ministra de Clima de Polonia, a la emisora privada Polsat News a última hora del miércoles.

Los principales Estados miembros de la UE que se resisten a endurecer las sanciones sobre el gas a Rusia son Austria, Alemania y Hungría, añadió.

“Contamos con que haya consecuencias para estos países (que pagan en rublos) y que, como resultado, dejen de pagar en rublos”

No especificó qué tipo de consecuencias quiere ver Polonia.

El nuevo sistema de pagos de gas de Rusia, que implica la apertura de cuentas en Gazprombank en las que los pagos en euros o dólares se convertirían en rublos, ofrece un margen de maniobra que podría hacer que algunos países siguieran comprando gas ruso, deshaciendo el frente unido del bloque contra Moscú.

La compañía eléctrica alemana Uniper declaró el jueves al periódico Rheinische Post que transferiría los pagos del gas ruso a un banco ruso y ya no a un banco con sede en Europa.