This content is not available in your region

Pelosi advierte a Londres que no habrá pacto comercial si incumplen el acuerdo de paz norirlandés

U.S. House Speaker Pelosi warns Britain: No trade deal unless you respect N.Irish peace deal
U.S. House Speaker Pelosi warns Britain: No trade deal unless you respect N.Irish peace deal   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Andrew MacAskill

LONDRES – La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, advirtió a Reino Unido de que no habrá acuerdo comercial con Estados Unidos tras el Brexit si sigue adelante con sus planes de eliminar unilateralmente algunas de las normas que rigen el comercio con Irlanda del Norte.

Los comentarios se producen después de que Reino Unido advirtiera esta semana a la Unión Europea de que podría descartar las normas que se negociaron minuciosamente con Bruselas, incluidos los controles fronterizos de algunas mercancías enviadas desde la Reino Unido continental a Irlanda del Norte.

El protocolo comercial post-Brexit pretende mantener a la provincia británica, fronteriza con Irlanda, miembro de la UE, tanto en el territorio aduanero del Reino Unido como en el mercado único de la UE.

Pelosi dijo que consideraba el acuerdo existente como esencial para mantener el acuerdo de paz de 1998 que puso fin a tres décadas de conflicto en Irlanda del Norte entre militantes nacionalistas católicos y paramilitares “lealistas” protestantes (probritánicos) en los que murieron 3.600 personas.

“Si el Reino Unido opta por socavar los acuerdos del Viernes Santo, el Congreso no puede y no apoyará un acuerdo bilateral de libre comercio con el Reino Unido”, dijo Pelosi en un comunicado.

El Reino Unido dice que actúa en interés de preservar el acuerdo de Viernes Santo.

Irlanda del Norte sigue profundamente dividida por líneas sectarias tras el acuerdo de paz de 1998 mediado por Estados Unidos. Muchos nacionalistas católicos aspiran a la unificación con Irlanda, mientras que los unionistas protestantes quieren seguir formando parte del Reino Unido.

Reino Unido consideraba que un acuerdo comercial con Estados Unidos era uno de los mayores premios de la salida de la UE, pero las esperanzas de un acuerdo rápido se desvanecieron cuando la administración entrante de Biden dejó claro que no era una prioridad.

Cualquier acuerdo comercial entre Estados Unidos y Reino Unido tendría que ser aprobado por el Congreso estadounidense.