This content is not available in your region

El crecimiento de Japón en el segundo trimestre y en el año será más débil de lo previsto

El crecimiento de Japón en el segundo trimestre y en el año será más débil de lo previsto
El crecimiento de Japón en el segundo trimestre y en el año será más débil de lo previsto   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Daniel Leussink

TOKIO – La economía japonesa crecerá este trimestre a un ritmo más débil de lo que se pensaba, a pesar de las esperanzas de un fuerte repunte del consumo, tras mostrar su resistencia en los tres meses anteriores a marzo, según un sondeo de Reuters entre economistas.

La tercera economía mundial corre el riesgo de verse afectada por la ralentización del crecimiento económico en China y el aumento de los precios mundiales de las materias primas, dos factores que podrían perjudicar al sector manufacturero japonés, según el sondeo.

Sin embargo, la ralentización de la expansión sigue indicando que el crecimiento será lo suficientemente fuerte como para que la economía se recupere a sus niveles anteriores a la pandemia del coronavirus de finales de 2019 en este trimestre, según el 70% de los encuestados.

Se prevé que la economía se expanda un 4,5% anualizado este trimestre, por debajo de la estimación de abril de un crecimiento del 5,1%, según la mediana de las previsiones de 36 analistas en la encuesta del 18 al 27 de mayo.

“La velocidad de recuperación de la economía nacional es lenta”, afirmó Takumi Tsunoda, economista jefe del Instituto de análisis del Banco Central Shinkin.

“Los beneficios de las empresas podrían verse gravemente afectados si los precios de las materias primas siguen subiendo, ya que la repercusión de esos costes en los precios finales es limitada”.

La ralentización del crecimiento económico chino fue la cuestión más citada como riesgo para la economía japonesa en la última mitad del año, según la encuesta.

De cara al futuro, el segundo riesgo más citado por los economistas para el segundo semestre de 2022 fue el “aumento de los costes de las materias primas”, seguido del “endurecimiento de la política monetaria estadounidense más rápido de lo previsto”.

Otras opciones fueron “la propagación de nuevas variantes del coronavirus”, “la escasez de chips y piezas de semiconductores” y “el impacto negativo de las subidas de precios internos en el consumo privado”.