This content is not available in your region

Miembros del BCE no se ponen de acuerdo por subidas de tipos mientras inflación alcanza nuevo máximo

Euro zone consumer confidence rises to -21.1 in May
Euro zone consumer confidence rises to -21.1 in May   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Balazs Koranyi, Jan Strupczewski y Francesco Canepa

FRÁNCFORT – Los responsables de política monetaria del Banco Central Europeo discutieron el martes sobre la magnitud de sus próximas subidas de tipos de interés, ya que los datos mostraron que la inflación de la zona euro volvió a alcanzar un récord en mayo.

Los precios han subido fuertemente en toda Europa en el último año y el BCE lo achacó inicialmente a los persistentes problemas de la cadena de suministro tras la pandemia del COVID-19 y, luego, a la guerra de Ucrania, que ha provocado el aumento del coste de la energía y de algunos alimentos.

La inflación en los 19 países que comparten el euro se aceleró al 8,1% este mes, desde el 7,4% de abril, mientras que las presiones sobre los precios siguieron ampliándose, lo que indica que no es sólo la energía la que hace subir la cifra principal.

El BCE ha previsto subidas graduales de los tipos de interés en julio y septiembre, pero, tras los datos del martes, los mercados y al menos un responsable de la fijación de los tipos del BCE dudan de que las subidas de 25 puntos básicos cada una sean suficientes para controlar el rápido crecimiento de los precios. [GVD/EUR]

“Los datos, en mi opinión, consolidan la necesidad de dar el primer paso en la subida de los tipos”, dijo a Reuters Peter Kazimir, gobernador del banco central de Eslovaquia, que se considera relativamente partidario de un endurecimiento de la política monetaria en materia de inflación.

“Mi línea de base es de 25 puntos básicos (en julio), pero estoy abierto a hablar de 50 puntos básicos”, dijo, añadiendo que un movimiento de medio punto porcentual también podría llegar en septiembre.

Los jefes de los bancos centrales de Austria, Países Bajos y Letonia han dicho recientemente que una subida de tipos de 50 puntos básicos debería estar sobre la mesa cuando ellos y otros responsables de la política del BCE se reúnan en julio.

Sin embargo, los gobernadores de los bancos centrales de Italia y España, dos de los países más endeudados de la zona del euro, se mostraron más cautos el martes.

“Dada la incertidumbre de las perspectivas económicas, los tipos tendrán que subir gradualmente”, dijo el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco.

El tipo de interés de los depósitos del BCE, utilizado actualmente como referencia, está fijado en menos 50 puntos básicos, lo que significa que los bancos tienen que pagar por ahorrar su dinero de forma segura en el banco central.

Los tipos de interés negativos son el legado de una década de inflación ultrabaja, que ha sido barrida en el espacio de unos pocos meses.

“El problema de la inflación en la eurozona está empeorando”, dijo el economista de Commerzbank Christoph Weil. “Los datos de precios de hoy vuelven a aumentar la presión sobre el BCE para que ponga fin a su política monetaria ultralaxa”.

Los rendimientos de la deuda pública de la zona euro subieron tras los datos, que impulsaron las expectativas de que el BCE podría acelerar el endurecimiento de su política.