This content is not available in your region

Proyectos del Banco Africano de Desarrollo para potenciar el progreso de Ghana

Por Afolake Oyinloye & Euronews
euronews_icons_loading
Proyectos del Banco Africano de Desarrollo para potenciar el progreso de Ghana
Derechos de autor  euronews

El impresionante intercambiador de cuatro niveles, de Pokuase, es el primero de este tipo en la parte occidental de África. Es uno de los proyectos emblemáticos financiados por el Banco Africano de Desarrollo, que acaba de celebrar sus reuniones anuales en Accra, la capital de Ghana.

"Las decisiones políticas y estrategias que impulsan el desarrollo de infraestructuras, la adaptación al cambio climático, y la potenciación de comunidades, como ocurre con el intercambiador de Pokuase, se toman en salas de juntas y conferencias como la que visita el equipo de Euronews. El Centro Internacional de Conferencias de Accra acoge los encuentros anuales del Banco Africano de Desarrollo, en los que los delegados debaten cómo puede crecer el continente, a pesar de los efectos de la pandemia y la inflación mundial", explica la periodista Afolake Oyinloye.

Con una inversión de 83,9 millones de dólares, la institución financiera, junto con el Gobierno, pretendía resolver la congestión del tráfico y otros problemas con esta infraestructura.

"Este intercambiador, especialmente en la N6, soporta el paso de más de 50 000 vehículos al día y ha reducido los accidentes a un nivel muy bajo. También ha mejorado la movilidad. Aquí estoy, hablando de esta infraestructura y de las carreteras locales", declara el ingeniero Kwabena Bempong.

El proyecto también incluyó la reparación de unos 10 kilómetros de carreteras locales y el apoyo a las comunidades de los alrededores del intercambiador de Pokuase. Más de 12 000 escolares recibieron formación en tecnología de la información y las comunicaciones (TIC). Grupos de mujeres de la zona también recibieron formación y mejoraron sus puestos de trabajo.

"Formalmente, el edificio estaba incompleto. Faltaban elementos en la cocina, y no teníamos la secadora para la mandioca que utilizamos para hacer la harina de mandioca. Pero, gracias al proyecto del Banco Africano de Desarrollo, a través de la ‘Asamblea Municipal de Gan west’ nos han ayudado, nos han llamado y han venido a renovar todo el lugar para nosotras", afirma Comfort Zormelo, líder del grupo de mujeres Manchie.

Mientras tanto, en los encuentros, se habla de algunos de los ‘socios de desarrollo’ de África. Noruega, por ejemplo, ha trabajado con muchos países africanos durante décadas.

El Banco Africano de Desarrollo y la Unión Africana quieren aprovechar la experiencia del país nórdico en materia de energías renovables y ‘economía azul’, mientras que la secretaria de Estado de Noruega señala que su país también está dispuesto a apoyar los esfuerzos del continente para lograr la seguridad alimentaria.

"Para nosotros es prioritario trabajar directamente con los países, y hacerlo a través del Banco Africano de Desarrollo, para apoyar la producción local de alimentos, para apoyar a los pequeños agricultores en el cultivo de productos para la alimentación. Para que puedan alimentarse, y también, para el comercio", señala Bjørg Sandkjær, secretaria de Estado de Noruega.

En los encuentros anuales, el Banco Africano de Desarrollo, junto con socios de desarrollo como el Centro Global de Adaptación, presentó el ‘Programa de Aceleración de la Adaptación en África’, dotado con unos 25 000 millones de dólares. Su objetivo es apoyar a 30 millones de pequeños agricultores de todo el continente.

"África tiene que elegir. O retrasa y paga, o planifica y prospera. La juventud es vital para la revitalización de la economía africana. Es importante que creemos puestos de trabajo decentes, ecológicos, que son inteligentes y están bien pagados", explica Patrick Verkooijen, director ejecutivo del Centro Global de Adaptación.

Junto con el intercambiador de Pokuase, el Banco Africano de Desarrollo también ha aplicado con éxito el ‘Programa de Inversión en la Sabana’. El plan aumentó la productividad de los agricultores del norte de Ghana en más de 350 000 toneladas métricas.

El proyecto también apoya la producción avícola. La avicultura necesita maíz y soja para alimentarse, por lo que estos planes han aumentado enormemente la producción de maíz y soja, pasando de menos de 2 toneladas métricas por hectárea a 6,25 toneladas por hectárea.

"Tomamos estas tecnologías y las mostramos a los agricultores comerciales. Y, además, les ofrecemos algún tipo de apoyo para impulsar la mecanización. De 80 hectáreas de prueba, en 2018, hemos llegado a 16 000 hectáreas hoy, en el norte de Ghana", declara Martin Fregene, director de Agricultura y Agroindustria del Banco Africano de Desarrollo.

La construcción del intercambiador y el ‘Programa de Inversión en la Sabana’ han mejorado la productividad en los sectores de la movilidad y la agricultura.

Dado que los líderes africanos se han comprometido con el ‘Programa de Aceleración de la Adaptación de África’, se espera que proyectos como estos puedan aplicarse pronto, en otros países africanos.