This content is not available in your region

El sector de servicios ruso vuelve a contraerse en mayo por la debilidad de la demanda -PMI

El sector de servicios ruso vuelve a contraerse en mayo por la debilidad de la demanda -PMI
El sector de servicios ruso vuelve a contraerse en mayo por la debilidad de la demanda -PMI   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

3 jun – El sector de servicios ruso se contrajo por tercer mes consecutivo en mayo, presionado por el impacto de las sanciones occidentales y la débil demanda interna, mostró el viernes el índice de gestores de compras (PMI) de S&P Global.

La cifra principal del índice de actividad empresarial subió a 48,5 en mayo desde 44,5 en abril, aunque se mantuvo por debajo de la marca de 50 que separa la expansión de la contracción.

“La caída de la producción reflejó la debilidad de las condiciones de la demanda interna y externa, con una fuerte disminución de las entradas totales de nuevos trabajos y nuevos negocios de exportación”, dijo S&P Global en un comunicado.

La economía rusa está sometida a una fuerte presión tras la imposición de sanciones occidentales en respuesta a la medida de Moscú de enviar decenas de miles de soldados a Ucrania el 24 de febrero. Algunos economistas predicen que el país podría sufrir su peor recesión en más de dos décadas en 2022.

Las empresas de servicios citaron la reducción del poder adquisitivo de los consumidores rusos como uno de los principales motores de la caída del negocio durante el mes.

Con el agotamiento de los nuevos pedidos, el nivel de negocio pendiente cayó a su ritmo más rápido desde el inicio de la pandemia del coronavirus en abril de 2020 y las empresas siguieron despidiendo personal.

A pesar de la caída de la actividad, el desvanecimiento de las presiones inflacionistas y las esperanzas de una mejora de las condiciones para el próximo año impulsaron la confianza empresarial en el sector hasta su nivel más alto en seis meses, según S&P Global.

Otra encuesta de S&P Global mostró a principios de esta semana que la actividad manufacturera rusa se expandió en mayo después de tres meses de contracción y que las presiones sobre los precios se redujeron notablemente, pero las sanciones siguieron mermando la demanda de los clientes.