This content is not available in your region

Japón se acerca a la intervención del yen tras declaración conjunta del Gobierno y el BoJ

Japón se acerca a la intervención del yen tras declaración conjunta del Gobierno y el BoJ
Japón se acerca a la intervención del yen tras declaración conjunta del Gobierno y el BoJ   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Tetsushi Kajimoto y Leika Kihara

TOKIO, 10 jun – El Gobierno y el Banco Central de Japón se mostraron el viernes preocupados por las recientes caídas bruscas del yen en una inusual declaración conjunta, la advertencia más contundente hasta la fecha de que Tokio podría intervenir para apoyar a la moneda, que se ha hundido a mínimos de 20 años.

Tras una reunión con su homólogo del Banco de Japón (BoJ), el principal diplomático en materia de divisas, Masato Kanda, dijo a los periodistas que Tokio “responderá con flexibilidad con todas las opciones sobre la mesa”.

Se negó a decir si Tokio podría negociar con otros países para intervenir conjuntamente en el mercado.

El G7, del que Japón es miembro, mantiene desde hace tiempo la política de que los mercados deben determinar los tipos de cambio, pero también de que el grupo coordinará estrechamente los movimientos de las divisas y que los movimientos excesivos y desordenados de los tipos de cambio podrían perjudicar el crecimiento.

“Hemos observado fuertes descensos del yen y estamos preocupados por los recientes movimientos del mercado de divisas”, dijeron el Ministerio de Finanzas, el Banco de Japón y la Agencia de Servicios Financieros en la declaración conjunta publicada tras la reunión de sus ejecutivos.

Representantes de las tres instituciones se reúnen de vez en cuando, normalmente para señalar a los mercados su alarma por los movimientos bruscos del mercado. Aun así, es raro que emitan una declaración conjunta con advertencias explícitas sobre los movimientos de las divisas.

El dólar cayó un 0,70%, a 133,41 yenes, tras el comunicado.

“Tokio podría intervenir si el yen se desliza por debajo de los 135 por dólar y empieza a entrar en caída libre. Es entonces cuando Tokio debe intervenir de verdad”, dijo Atsushi Takeda, economista jefe del Instituto de Investigación Económica Itochu de Tokio.

“Pero Washington no se unirá, así que será una intervención en solitario. Para Estados Unidos, no tiene ningún mérito unirse a Tokio en la intervención”.

A diferencia de otros grandes bancos centrales que anuncian subidas agresivas de los tipos de interés para atajar la inflación, el Banco de Japón se ha comprometido repetidamente a mantener los tipos bajos, lo que hace que los activos japoneses sean menos atractivos para los inversores.

Esta creciente divergencia política ha hecho que el yen caiga a una distancia sorprendentemente cercana a los 135,20 alcanzados el 31 de enero de 2002. Si siguiera cayendo más allá de ese valor sería su mínimo desde octubre de 1998.

“Lo que puede frenar el ritmo de depreciación es un cambio de política monetaria, pero ahora mismo no parece que el Banco de Japón esté preocupado por la inflación o por el impacto de la debilidad del yen en ella”, dijo Moh Siong Sim, estratega de divisas del Bank of Singapore.

“La declaración conjunta es más bien una intervención verbal y no estoy seguro de que vaya a suponer una acción y no tenga ningún impacto en el yen”, dijo, añadiendo que el listón de la intervención real en los mercados de divisas sigue estando muy alto.

Dada la fuerte dependencia de la economía de las exportaciones, Japón se ha centrado históricamente en detener las subidas bruscas del yen y en no intervenir en las caídas del yen.

Las intervenciones de compra de yenes han sido muy raras. La última vez que Japón intervino para apoyar su moneda fue en 1998, cuando la crisis financiera asiática provocó una venta de yenes y una rápida salida de capitales de la región. Antes de eso, Tokio intervino para contrarrestar la caída del yen entre 1991 y 1992.