This content is not available in your region

Londres desafía a la UE con el cambio de las normas para Irlanda del Norte

'Bureaucratic simplifications', Britain to defy EU with new N.Ireland law
'Bureaucratic simplifications', Britain to defy EU with new N.Ireland law   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Paul Sandle y Andrew MacAskill

LONDRES, 13 jun -Reino Unido presentará el lunes sus planes para anular algunas de las normas comerciales post-Brexit para Irlanda del Norte, unos cambios que avivarán las tensiones con la Unión Europea pero que fueron calificados de meras “simplificaciones burocráticas” por el primer ministro británico, Boris Johnson.

Reino Unido lleva meses amenazando con romper el Protocolo de Irlanda del Norte, un acuerdo para la región gestionada por los británicos, alcanzado por el Gobierno del primer ministro Boris Johnson y la Unión Europea para asegurar el divorcio del país con el bloque y un acuerdo comercial más amplio entre Bruselas y Londres.

Como parte del acuerdo, Irlanda del Norte permaneció ‘de facto’ en el mercado único de la UE para las mercancías con el fin de preservar una frontera abierta con la República de Irlanda, miembro de la UE, que fue clave para un acuerdo de paz de 1998.

Sin embargo, esto exige controles aduaneros de las mercancías que se trasladaban de la isla de Gran Bretaña a Irlanda del Norte, lo que, según las comunidades pro-británicas de la región, erosiona su lugar en el Reino Unido.

Johnson quiso restar importancia al impacto de la nueva propuesta legislativa, que su ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, presentará al Parlamento británico el lunes. Dijo que cualquier conversación sobre una guerra comercial de represalias sería una “reacción exagerada”.

“Es un cambio burocrático que hay que hacer. Francamente, es un conjunto de ajustes relativamente triviales”, dijo Johnson a la radio LBC, desafiando de nuevo a los críticos que dicen que la legislación romperá el derecho internacional.

“Todo lo que intentamos es hacer algunas simplificaciones burocráticas entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte”.

Truss instó al vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, a permitir cambios en el protocolo, repitiendo la posición de Londres de que quiere una “solución negociada”.

La propuesta legislativa, como el propio Brexit, ha dividido la opinión legal y política en Reino Unido, con los partidarios del divorcio de la Unión Europea diciendo que no va lo suficientemente lejos y los críticos afirmando que socava la postura de Londres al desafiar un acuerdo internacional.

La República de Irlanda advirtió que el plan sería “profundamente perjudicial” y un “punto bajo” en el enfoque de Londres sobre el Brexit. Sefcovic dijo que una acción unilateral dañaría la confianza.

TENSIONESCRECIENTES

Las tensiones entre Londres y Bruselas en torno al protocolo se han agudizado durante meses, con los ministros británicos acusando a la UE de imponer normas que han entorpecido la circulación de mercancías y amenazado la estabilidad política en Irlanda del Norte.

Los críticos del plan de Londres, entre los que se encuentran representantes de las industrias láctea, manufacturera y logística de Irlanda del Norte, afirman que su acción unilateral perjudicará a las empresas e introducirá una nueva incertidumbre.

Bruselas cree que cualquier cambio unilateral puede infringir el derecho internacional y podría responder con acciones legales y la imposición de aranceles, un riesgo en un momento en que la inflación británica está a punto de alcanzar el 10% y la economía se está contrayendo.

Se espera que proponga un “canal verde” para las mercancías que se trasladen desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte, que elimine las normas que impiden a la provincia beneficiarse de las ayudas fiscales y que ponga fin al papel del Tribunal de Justicia de la Unión Europea como único árbitro, según informaciones de medios de comunicación.

El plan pondrá a prueba la autoridad de Johnson, después de que cuatro de cada 10 de los parlamentarios de su propio partido se opusieran a su mandato en una moción de censura celebrada la semana pasada.

También es probable que desate la alarma en Washington. La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha dicho que no habrá acuerdo comercial entre EEUU y el Reino Unido si Londres elimina el Protocolo con la UE.