This content is not available in your region

La Fed decide la mayor alza de tasas desde 1994 y advierte de una desaceleración

La Fed sube las tasas 0,75 puntos porcentuales y avisa de una desaceleración de la economía
La Fed sube las tasas 0,75 puntos porcentuales y avisa de una desaceleración de la economía   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider y Ann Saphir

WASHINGTON, 15 jun -La Reserva Federal elevó el miércoles su tasa de interés objetivo en tres cuartos de punto porcentual para frenar un repunte de la inflación, y proyectó una desaceleración de la economía y un alza del desempleo en los próximos meses.

La subida de tasas fue la mayor realizada por el banco central estadounidense desde 1994, y se decide después de que datos mostraron escasos avances en su batalla contra la inflación.

Los funcionarios del banco central de Estados Unidos señalaron una trayectoria más rápida de alzas de los costos de los préstamos, alineando más estrechamente la política monetaria con un rápido cambio esta semana en las opiniones del mercado financiero sobre lo que se necesita para controlar los precios.

“La inflación sigue siendo alta, lo que refleja los desequilibrios de la oferta y la demanda relacionados con la pandemia, el aumento de los precios de la energía y las presiones más generales sobre los precios”, dijo el Comité Federal de Mercado Abierto del banco central en un comunicado al final de su última reunión de dos días en Washington.

“El comité está firmemente comprometido a devolver la inflación a su objetivo del 2%”, añadió.

El comunicado siguió citando la guerra en Ucrania y las políticas de confinamiento de China como fuentes de inflación.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, en una rueda de prensa posterior a la decisión, dijo que los responsables de la política monetaria “llegaron a la opinión” de que debían adelantarse para llevar las tasas a un rango más neutral rápidamente.

“Setenta y cinco puntos básicos parecían lo correcto en esta reunión, y eso es lo que hicimos”, apuntó.

Además, Powell dijo que un aumento de tres cuartos de punto o de medio punto sería “muy probablemente” el resultado apropiado de la próxima reunión del banco central a finales de julio. Aun así, sostuvo que no esperaba que los aumentos de 75 puntos básicos del miércoles “vayan a ser habituales”.

La medida elevó el tasa de interés de los fondos federales de corto plazo a un rango de entre el 1,50% y el 1,75%, y los funcionarios de la Fed proyectaron un aumento del tipo hasta el 3,4% a finales de este año y hasta el 3,8% en 2023, lo que supone un cambio sustancial respecto a la mediana de las proyecciones de marzo, que preveían un alza al 1,9% este año.

La política monetaria más estricta se acompañó de una rebaja de las perspectivas económicas de la Fed, que ahora considera que la economía se ralentizará a una tasa de crecimiento inferior a la tendencia del 1,7% este año, que el desempleo aumentará al 3,7% a fines de este año y que seguirá subiendo hasta el 4,1% hasta 2024.

Aunque ningún responsable de la política monetaria prevé una recesión total, la gama de previsiones de crecimiento económico se aproxima a cero en 2023 y se pronostica que el tipo de interés de los fondos federales bajará en 2024.

Las proyecciones suponen un distanciamiento de recientes esfuerzos del banco central por presentar una política monetaria más estricta y un control de la inflación que vaya a la par de un desempleo estable y bajo. La tasa de desempleo del 4,1% prevista para 2024 está ahora ligeramente por encima del nivel que los funcionarios del organismo suelen considerar coherente con el pleno empleo.

Desde marzo, cuando los funcionarios de la Fed proyectaron que podrían subir el costo del crédito y controlar la inflación con la tasa de desempleo manteniéndose en torno al 3,5%, la inflación se ha mantenido obstinadamente en el nivel más alto de los últimos 40 años, sin que haya señales de que alcance el pico.

Incluso con las medidas más agresivas sobre las tasas de interés adoptadas el miércoles, los responsables de la política monetaria consideran que la inflación, medida por el índice de precios de los gastos de consumo personal, se situará en el 5,2% durante este año y solo se ralentizará gradualmente a un 2,2% en 2024.

La inflación se ha convertido en el problema económico más acuciante para la Fed y ha empezado a configurar también el panorama político, con el deterioro de la confianza de los hogares en un contexto de aumento de los precios de los alimentos y la gasolina.

La presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, fue la única responsable de la política monetaria que discrepó de la decisión del miércoles, prefiriendo una subida de medio punto porcentual.