This content is not available in your region

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, insta al BoJ a mantener una política ultralaxa

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, insta al BoJ a mantener una política ultralaxa
El primer ministro japonés, Fumio Kishida, insta al BoJ a mantener una política ultralaxa   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Tetsushi Kajimoto y Leika Kihara

TOKIO, 21 jun -El primer ministro japonés, Fumio Kishida, dejó clara el martes su opinión de que el banco central debe mantener su actual política monetaria ultralaxa.

Dijo que las fuertes caídas del yen son “preocupantes”, pero que la política monetaria y los tipos de cambio deben tratarse por separado.

“La política monetaria no sólo afecta a los tipos de cambio, sino a la economía y a los negocios de las pequeñas empresas”, dijo Kishida en un debate con líderes de otros partidos políticos. “Hay que tener en cuenta estos factores integralmente”.

A continuación, Kishida preguntó a Yuichiro Tamaki, quien lidera un pequeño sector de la oposición, el Partido Democrático para el Pueblo, sobre la opinión de su partido acerca de la política monetaria.

Tamaki dijo que el Banco de Japón debe mantener los actuales tipos de interés ultrabajos, argumentando que un endurecimiento de la política monetaria era “impensable”, ya que hacerlo haría subir los tipos de interés de las hipotecas y los costes de los préstamos a las empresas.

“Estoy de acuerdo con usted en que Japón no debe alterar la política monetaria”, dijo Kishida tras escuchar el comentario de Tamaki.

En los mercados abundan las especulaciones sobre la posibilidad de que el Banco de Japón modifique su política de control de la curva de tipos y permita que los rendimientos de los bonos suban más para evitar que el yen siga cayendo e infle el coste de las importaciones de combustible y alimentos.

Como los tipos de interés se mantienen ultrabajos, los responsables de política monetaria han tenido pocos medios para combatir la caída del yen, aparte de las advertencias verbales.

El ministro de Finanzas, Shunichi Suzuki, dijo el martes que estaba preocupado por el reciente debilitamiento del yen y que respondería a los movimientos del mercado de divisas si fuera necesario, repitiendo sus advertencias mientras el yen rondaba un mínimo de 24 años frente al dólar.

“El Gobierno se mantendrá en estrecho contacto con el Banco de Japón y vigilará el mercado de divisas y su impacto en la economía y los precios con un sentido de urgencia aún mayor”, dijo Suzuki.

Kishida habló en un debate con otros líderes de partidos políticos antes de las elecciones a la cámara alta del 10 de julio.