This content is not available in your region

Pakistán y el FMI dicen que las conversaciones para el rescate avanzan

Pakistán y el FMI dicen que las conversaciones para el rescate avanzan
Pakistán y el FMI dicen que las conversaciones para el rescate avanzan   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Gibran Naiyyar Peshimam

ISLAMABAD, 22 jun – Pakistán y el Fondo Monetario Internacional afirmaron el miércoles que se han logrado avances importantes en sus conversaciones sobre la reactivación del programa de rescate del país asiático, mientras que Islamabad espera que el organismo aumente la cuantía y la duración de la línea de crédito de 39 meses y 6.000 millones de dólares.

Las declaraciones se produjeron en un momento en que la economía pakistaní se encuentra al borde de una crisis financiera, con unas reservas de divisas que se agotan rápidamente y la rupia pakistaní en mínimos históricos frente al dólar estadounidense, en contexto de incertidumbre en torno al programa del FMI.

“Las discusiones entre el personal del FMI y las autoridades sobre las políticas para fortalecer la estabilidad macroeconómica en el próximo año continúan, y se han hecho importantes progresos sobre el presupuesto del año fiscal 23″, dijo a Reuters Esther Pérez Ruiz, representante residente del FMI en Islamabad.

Pakistán desveló este mes un presupuesto de 9,5 billones de rupias (47.000 millones de dólares) para 2022-23 con el objetivo de llevar a cabo una estricta consolidación fiscal en un intento de convencer al FMI para que reanude los esperados pagos del rescate.

Sin embargo, el organismo dijo más tarde que se necesitan medidas adicionales para que el presupuesto de Pakistán estuviera en consonancia con los objetivos clave del programa del FMI.

Las dos partes mantuvieron conversaciones el martes por la noche y llegaron a un acuerdo sobre el presupuesto y las medidas fiscales, pero todavía tienen que acordar una serie de objetivos monetarios, dijo el ministro de Finanzas pakistaní, Miftah Ismail.

Ismail no prevé ningún “contratiempo” en el resto de las conversaciones y espera un memorando inicial sobre los objetivos macroeconómicos y financieros y posteriormente un acuerdo oficial.